jueves, 25 de febrero de 2021

Italia en el paladar

 EXTRA!


En el momento en el que escribimos este reportaje, la hostelería no vive su mejor momento debido a una pandemia que obligó a cerrar las puertas de ciudades de todo el mundo, con una reducción del tejido empresarial que ha supuesto, en muchos casos, el cierre temporal o definitivo de cientos de negocios. Comparando datos de 2019 y 2020, las pérdidas en España se estiman en los 67.000 millones de euros, lo que se traduce en un millón de puestos de trabajo menos, según datos del Anuario de la Hostelería 2020.

Así, el mérito de seguir delante de restaurantes como Just Italia es inmenso, sobre todo porque hablar de este local fundado por Francesco Vallo es hacerlo de esos pequeños rincones que tienen en el boca a boca, en el apoyo de sus vecinos y en la calidad de sus productos las claves de un éxito que deseamos dure muchos años. Situada en el número 113 de la calle Castelló, en pleno barrio de Salamanca, esta fusión de trattoria y mercado gourmet nacida en 2017 permite adquirir – entre otros muchos productos – pastas, embutidos y salsas italianas, al mismo tiempo que sirve de templo perfecto para descubrir la gastronomía y cultura del país de la bota de la mano de un equipo de profesionales nacidos en Italia, con la colaboración del reconocido chef Alessandro Cresta.

Entre las estaciones de Metro de Avenida de América y Diego de León se encuentra un establecimiento tranquilo, de esos en los que se puede mantener una conversación agradable sin tener que elevar la voz, que esconde mucho más de lo que aparenta desde su exterior. Y es que los grandes platos italianos se elaboran aquí con recetas tradicionales que aportan nuevos sabores a exquisiteces como una deliciosa (y fresquísima) burrata fresca típica de la región de Apulia con pesto de albahaca o unos raviolis con trufa italiana y nueces rellenos de embutidos y carne que quitan el sentido.

Aunque esas fueron las acertadas opciones por las que apostamos en nuestra visita, nos chivaron que los tagliatelle boloñesa, la ensalada caprese con mozzarella di bufala y la conocida pizza 4 formaggi son platos muy solicitados por la clientela habitual. No hay que perder de vista ni el vitello tonnato (un carpaccio de ternera con salsa hecha a base de mayonesa, anchoas, atún y alcaparras) ni la pizza de speck y scamorza affumicata, una de las variedades de jamón y queso más valoradas en el país. 

Los celiacos y vegetarianos no tendrán problema para disfrutar de la cocina de Just Italia gracias a la variedad de su carta, como tampoco lo tendrán quienes prefieran disfrutar de sus productos a domicilio, ya sea comprando a través de la tienda online con la que nació este proyecto o utilizando el servicio de delivery que ofrecen con Glovo y Deliveroo.

Con un precio medio ajustado que ronda los 15 euros y un 30% de descuento al que se puede acceder a menudo a través de El Tenedor, la visita a este restaurante no debería concluir sin catar sus vinos, con los que recordar que Italia cuenta con algunos de los viñedos más importantes, con elaboraciones que se exportan a países de todo el mundo. Quienes quieran enfocarse en la bebida tienen en el momento del aperitivo el instante perfecto para probar algunas de sus referencias (aconsejamos empezar por una copa de Primitivo, con un aroma afrutado procedente de cerezas, grosellas y regaliz) junto a unas tablas de quesos italianos gourmet o de embutidos que se pueden consumir en media ración o en una contundente ración entera. Las catas de vinos que organizan de forma diaria, junto a otros tantos eventos, también es una opción de lo más interesante.

En su oferta líquida no faltan el popular Aperol Spritz, el vermouth o el negroni, ni postres típicos como el tiramisú casero o la panna cotta, paradas imprescindibles para todo amante del dulce con las que poner la guinda a una velada agradable con la que olvidar estos tiempos revueltos. Quien eche de menos viajar y necesite evadirse por unas horas, encontrará en Just Italia un as infalible con el que trasladarse al centro de Roma sin tener que salir de Madrid. 



miércoles, 24 de febrero de 2021

El sol brillará mañana

 EXTRA!


Si quien ama el teatro pone en un pedestal a aquellos que tienen el coraje de dejar de lado sus circunstancias personales para emocionar y evadir de sus preocupaciones a miles de personas, esa admiración se multiplica cuando esa labor se lleva a cabo en una época en la que todas las noticias ponen el foco en una pandemia que nos ha dejado sin ganas de sonreír desde hace demasiados meses. Así, el oficio del actor, del técnico y del músico se convierten en una tabla de salvación frente al desánimo, en un motivo de esperanza ante la pérdida y en una ventana abierta a mundos posibles de los que sentirnos parte.

A 18 kilómetros de esa Gran Vía que habitualmente acoge los montajes más espectaculares del teatro musical, en el denominado Espacio Raro de IFEMA, 'Annie' sigue invitando al público a confiar en el porvenir, no sólo con ese tema central llamado 'Mañana', que a grandes y pequeños se les quedará durante días en la memoria, sino también con un precioso despliegue de viveza en sus escenarios, vestuarios y personajes, entre los que los amantes del género reconocerán a habituales como Marta Valverde ('Mamma Mia!', 'Cabaret' y un largo etcétera) o Carlos J. Benito ('Sonrisas y Lágrimas', 'Priscilla'…), quienes ofrecen algunos de los momentos clave de la función a nivel musical y narrativo.

En un teatro en el que se toman todas las medidas de seguridad posibles sobresale una talentosa Cristina Padilla, la joven actriz malagueña que protagoniza el espectáculo tras debutar en el Garrick Theatre de Londres en el musical 'Peter Pan' y de trabajar en 'Jekyll & Hyde' en México. Hija del productor y director de la obra, Tomás Padilla, y nieta del que fuera durante 16 años gerente del Consorci del Teatre Fortuny, Josep María Fargas, el suyo es el ejemplo de que la educación recibida y la pasión heredada tiene mucho que ver con el talento. Hasta el precioso perrito que le acompaña en algunas escenas forma parte de la familia, y es que Sandy (al que interpreta Juliette), es uno de los tres animales con los que Padilla comparte su vida.


Basado en el famoso personaje de la tira cómica de Harold Gray, 'Annie' sumerge al público en las aventuras de una huérfana de los años 30 que sueña con encontrar a sus padres mientras malvive en el orfanato gestionado por la malvada señorita Hannigan junto a otras niñas de las que los asistentes se enamorarán por su desparpajo y profesionalidad. Cuando el multimillonario Oliver Warbucks entra en juego, el destino de la protagonista cambia...

Esta historia llena de emociones y con la ciudad de Nueva York de fondo cuenta con la producción del musical de Broadway como referencia para llevar a cabo un gran canto al optimismo que disfrutarán tanto los pequeños de la casa como los adultos. La música de Charles Strouse, los temas de Martin Charnin y el libreto de Thomas Meehan se adaptan con gran acierto en un montaje que ya puede presumir de seis temporadas de éxito en la cartelera madrileña y de una gira por toda España que continuará en los próximos meses, con fechas confirmadas en la Comunidad Valenciana y en ciudades madrileñas como Pozuelo de Alarcón y San Sebastián de los Reyes.

Con un reparto en estado de gracia, esta producción de Theatre Properties consigue llegar al corazón de los espectadores durante dos horas (divididas en dos actos con intermedio de 10 minutos) en las que el mundo exterior desaparece para hacernos viajar a una majestuosa mansión en la que recordar que la vida cambia cuando menos lo esperamos, dejando claro que si este musical cuenta con siete premios Tony y tres Grammy es por méritos propios. Si el mismo Roosevelt acaba rendido a los pies de Annie, el resto no seremos menos. Hay que creerlo para continuar: el sol brillará mañana.