miércoles, 12 de mayo de 2021

La pasta de la que todos hablan en Ôven Mozzarella

EXTRA!


La comida italiana se ha convertido en una de las cocinas favoritas de muchos madrileños que se apuntan cada nueva apertura para probar los platos que aterrizan en la ciudad. Cuando Ôven Mozzarella apareció en Madrid, allá por el año 2014, muchos cayeron a sus pies debido a la calidad de su materia prima y a las elaboraciones realizadas al momento, de manera artesanal, con el objetivo de entregar en cada mesa el mejor sabor, aroma y textura. No nos extraña, por tanto, que a día de hoy ya sean seis los establecimientos que la marca, que pertenece al Grupo Con Fuego, tiene en nuestras calles.

Aunque el motivo por el que hasta ahora habíamos vuelto a sus locales eran sus burratas y sus mozzarellas artesanales procedentes del país de la bota, esta vez hemos regresado por un plato muy especial que ha llegado hace pocas semanas a su carta: la tagliatelle alla rueda de Pecorino Romano. ¡Pero empecemos por el principio!

El pasado mes de julio, el Grupo con Fuego abría Gran Vía 55, un espacio gastronómico situado en la misma dirección que le da nombre, con más de 1300 metros cuadrados en los que se reúnen tres conceptos distintos: la hamburguesería y asador Steakburguer, un espacio de coctelería llamado El Clandestino y, por último, un precioso local dedicado a Ôven Mozzarella. Situado en la planta más baja, su decoración parece querer trasladar al comensal hasta los antiguos teatros de la Gran Vía gracias al trabajo del prestigioso estudio Proyecto Singular.


El restaurante, sofisticado a la par que original, presume de introducir recetas distintivas y sofisticadas de manera constante, aunque la exquisita burrata que probamos para abrir el apetito ya se ha convertido en un clásico cuando volvemos a sus establecimientos.

Ya entrados en materia, quisimos disfrutar del espectáculo que supone la nueva pasta que ha llegado en exclusiva al local de Ôven Mozzarella de Gran Vía 55, la tagliatelle alla rueda de Pecorino Romano, cuya preparación en el interior de una gran rueda de queso de oveja ante los ojos del comensal supone todo un acto ceremonial en sí. Exportada de la gastronomía italiana, el plato comienza con la introducción de la pasta cocinada en la rueda de queso, donde el Pecorino Romano - y sus notas picantes - comienzan a adherirse a la pasta, agregando espesor a su textura y potenciando un sabor que se completa con el dulce toque final de la trufa. Podéis probarla vosotros mismos de 12.30 a 23.00 h.

El resultado es exquisito, sobre todo cuando se combina con alguna de las referencias de vinos por copas que ofertan. Esta singular receta, que sin duda se convertirá en habitual en las redes sociales de influencers y foodies en los próximos meses, promete atraer a multitud de enamorados de la cocina italiana. Su precio es de 14,90 euros. Si nos permitís la sugerencia, no os marchéis sin cerrar la velada con la riquísima galleta de chocolate horneada y helado de stracciatella bañada en chocolate fundido que ofrecen en su carta de postres. ¡Nosotros volveremos muy pronto!

martes, 11 de mayo de 2021

Cocina asiática callejera en Lagasca

 EXTRA!

Hablar de Roger Chen es hacerlo de una gran figura de la cocina oriental en España. Empresario y cocinero de origen chino educado en Holanda, aunque en su día se formó en Telecomunicaciones, fue la pasión por la cocina que le inculcaron sus padres y abuelos la que definió su camino profesional y un oficio con el que revolucionó Madrid ya en el año 1997 con Zen Pozuelo, un precioso local alejado de los espacios orientales tradicionales con el que impuso una propuesta culinaria de categoría que con el paso de los años se convertiría en el sello del Grupo Zen, uno de los grupos de restauración con mayor prestigio en la capital española, que actualmente cuenta con nueve locales especializados en cocina panasiática que van del lujo más absoluto a lugares más informales como el  que queremos presentarte esta vez.

El precursor de la alta cocina oriental en nuestro país inauguraba este pasado mes de abril Zen Noodle Shop, un concepto diferente de restaurante asiático en el que los noodles y el finger food se imponen en una carta destinada al público joven que se puede disfrutar en un espacio situado en el número 80 de la calle Lagasca, en pleno barrio de Salamanca.

Lo primero que llama la atención del local es una decoración desenfadada llevada a cabo por el estudio de interiorismo madrileño Nebo Studio – con quien ya han trabajado en otros establecimientos del grupo -, en la que destaca una zona de estética urbana con mesas altas y bajas, ladrillo visto, neones y grafitis frente a otra más íntima con listones de madera y sillas de terciopelo en la que pudimos probar su propuesta culinaria. Ahora que llega el buen tiempo, las mesitas situadas en su pequeña terraza exterior también son una opción a tener en cuenta.

Inaugurado en medio de la crisis sanitario que ha azotado el mundo, Zen Noodle Shop bate las alas con un concepto que busca seducir a quienes viven, trabajan y van de compras por la zona en busca de una comida rápida y asequible en cualquier momento del día. Inspirada en la cocina asiática callejera que se puede comer con las manos o con los tradicionales palillos, su carta se abre con una selección de aperitivos entre los que destaca una ensalada de medusa y rollitos vietnamitas, así como con distintos dumplings y baos.

La clave para disfrutar de lleno de su oferta es apostar por alguna de sus especialidades japonesas, entre las que sobresalen niguiris, rolls, tataki de solomillo de ternera y un exquisito tartar de atún que tuvimos el placer de degustar, siendo uno de los más ricos que hemos probado en la ciudad, ideal para compartir. Entre los platos calientes tientan apuestas como el cerdo agridulce en una receta actualizada con producto ibérico, la ternera Sichuán caramelizada o un pato laqueado con crepes, verduras y salsa Hoisin recomendado por el equipo del restaurante, siendo esta última una propuesta ideal para compartir entre dos personas.

Tampoco hay que dejar de lado los cinco tipos de noodle bowls que ofertan, del que pudimos probar un exquisito Pad Thai que llega a buena temperatura a la mesa y sirve por sí mismo para llenar el estómago del comensal. Platos como este, que tradicionalmente se sirven con langostinos, se adaptan sin problema a la dieta vegetariana si se solicita al equipo del restaurante. Los llamados bento box, que ejercen como menús completos con distintos ingredientes como maki, sushi y sashimi, son una de las opciones estrellas del local.

Aunque nos quedamos con ganas de probar su mimada carta de coctelería – con opciones como la Margarita, la Caipiriña de fruta de la pasión o el Daiquiri de fresa -, sí que tuvimos la oportunidad de poner la guinda a nuestra velada con una deliciosa Cheesecake y una selección de deliciosos mochis de sabores variados. Volviendo a la carta líquida, en Zen Noodle Shop es posible degustar referencias por copas como la del Viña Salcedo Rioja que elegimos. Cervezas típicas como la Tsing Tao y la Sapporo también están presentes.

Con un horario de apertura de lunes a domingos de 13.00 a 23.30 h. y un precio medio de 20 euros, Zen Noodle Shop demuestra una vez más el carácter visionario de Roger Chen, que esta vez nos sorprende con un espacio ideal para disfrutar del afterwork con una oferta Gin & Sushi con la que podrás disfrutar de un combinado de ginebra o whisky más un plato de sushi por 8,50 euros o por 12,50 si te decantas por un destilado Premium. ¿Estás listo para enamorarte del local de moda en Lagasca?