miércoles, 17 de julio de 2019

Sobre hombres de mierda y mujeres exhaustas

ATLÁNTIDA FILM FEST

El mayor festival de cine online de Europa, Atlántida Film Fest, cumple nueve años con la misión de dar a conocer al público las mejores películas internacionales que no llegan a proyectarse en salas, dando a su vez prestigio a la ventana de Internet. Más de 70.000 espectadores disfrutaron de las cintas del festival el año pasado, con un incremento del 40% respecto a la edición anterior. Esta vez, más de 100 títulos de producción europea, sin estreno comercial en España, integran una programación con 40 estrenos absolutos en nuestro país, 51 óperas primeras y 44 títulos dirigidos por mujeres. Como ya es habitual, cada semana os dejaremos las críticas de las obras que veamos para ayudaros a elegir cuáles ver durante este mes de julio. ¡Seguimos!

ELEGÍA DE LA GUERRA
Belén Calvín
'Chris, the swiss'

Christian Würtenberg fue un reportero de guerra encontrado sin vida en los Balcanes en 1992, en plena Guerra de Yugoslavia, vestido con el uniforme de una unidad de mercenarios. Su prima y cineasta Anja Kofmel emprende una investigación, más de 20 años después, para intentar esclarecer los hechos de su muerte. El resultado es su ópera prima 'Chris the Swiss', estrenada en la Semana de la Crítica de Cannes, en la que llama poderosamente la atención su formato, que alterna una sencilla pero cuidada animación que recrea las lagunas del pasado con entrevistas a miembros de la familia y a conocidos de Chris, al mismo tiempo que reconstruye el viaje que hizo su primo. 

A pesar de que el misterio no llega a explicarse del todo, de que se establece una conclusión sin tener excesivas pruebas, de un cierto halo de conspiración que no se llega a demostrar que tenga una base real y de una visión excesivamente inocente de Chris, el documental acierta en la fuerza del viaje emocional de la autora y en su continuo cuestionamiento de la guerra. Todo ello enriquecido con una animación que conecta con algunas joyas del género, como 'Vals con Bashir' o 'Persépolis', para mostrar al espectador, una vez más, el poder destructor de los conflictos bélicos. 6/10.

HOMBRES DE MIERDA Y HOMBRES BUENOS
David Molina
'Serás hombre'

En tiempos en los que el fascismo - que nunca dejó de estar entre nosotros - vuelve a tener asiento en los medios de comunicación, donde se le permite lanzar proclamas profundamente machistas, un documental como 'Serás hombre' señala el lugar de necesaria reflexión que ocupa en la sociedad actual el hombre, privilegiado desde el origen de los tiempos y responsable de la explotación a la que ha sometido a la mujer. Isabel de Ocampo dirige una producción en la que la voz del artista Abel Azcona emociona, sobre todo a quienes hayan seguido su trabajo y profunda herida, visible en su obra, en sus palabras y hasta en su honda mirada.

El creador entremezcla su voz con la de un exproxeneta que asegura empezar a ser consciente del sufrimiento que ha causado a miles de mujeres. El arrepentimiento es humano, pero las heridas y recuerdos de sus víctimas no lo borra ni el bate de béisbol con el que, en una representación algo sobreactuada, el hombre intenta dejar su pasado atrás. Que le perdona dios, como se suele decir. Por suerte, otros modelos de masculinidad parecen aportar un rayo de esperanza a un cambio necesario si lo que queremos es cohabitar un mundo más justo. Una pieza emotiva, en ocasiones evidente, pero también necesaria para seguir tomando conciencia. 7/10.

CADENAS AUTOIMPUESTAS Y ALIENANTES
Estela Cayón
'One Day'

La rapidez y estupidez vital en la que nos vemos sumergidos en el cotidiano modo de vida capitalista es el marco en el que se inscribe 'One Day', ópera prima de la directora húngara Zsófia Szilágyi, que nos cuenta el ir y venir de Anna (Zsófia Szamosi) durante una jornada cualquiera. Madre de tres hijos y envuelta en una crisis sentimental con su marido, no sabe cómo parar la rueda en la que se ha convertido su existencia. El sentido de la familia, el trabajo y las relaciones afectivas son cuestionadas cuando se revisan tras la óptica de los cristales de la insatisfacción, las obligaciones sin sentido y las ataduras forzadas por una sociedad exigente y perfeccionista, especialmente con las mujeres. 

¿Cómo se puede llegar a ser la mejor madre, además de una estupenda esposa, hija, nuera, amante y trabajadora sin acabar exhausta? ¿Cómo lograr sacar jugo a una vida en la que la mayor parte del tiempo estás haciendo aquellas cosas que no elegirías libremente? Galardonada con el premio FIPRESCI en la Semana de la Crítica de Cannes, 'One Day' es una excelente propuesta hiperrealista, no sólo por la temática que aborda, sino por la manera en que lo hace, con planos y movimientos de cámara que viajan junto a los sentimientos de la protagonista. 8/10. 

MUERTO EN VIDA
Sonia Dueñas
'El hombre que sorprendió a todo el mundo'

Cuentan ciertas leyendas que hay quienes, bajo un disfraz, lograron engañar a la muerte. Ese ser con guadaña no pudo localizarles cuando les llegó su hora y pudieron seguir entre los vivos hasta que ya no hubo más remedio. Esta idea supone apenas una pequeña migaja en el imaginario de 'El hombre que sorprendió a todo el mundo', de los directores y guionistas rusos Aleksey Chupov, Natalya Merkulova. Egor (Evgeniy Tsyganov) es consciente de que en poco menos de dos meses fallecerá por una grave enfermedad. Cuando su familia se entera, tratan de recaudar dinero para buscar la mejor asistencia sanitaria posible. El vacío acecha de forma inminente, pero Egor decide comprarse un vestido rojo, unos tacones, un par de labiales, unas medias y un bolso y, en plena noche, cambiarlo todo.

¿Es sólo una forma de evadir la muerte o ha decidido renacer y dar vida a su verdadera identidad? Apenas importa la causa cuando las consecuencias son tan brutales. Chupov y Merkulova insertan la actualidad política en su obra. Con una narración situada en un pequeño pueblo ruso, no sorprende el desarrollo del relato pero, aun así, impacta asistir a crueles y sobrecogedores acontecimientos. Su ritmo pausado es prácticamente un engaño cuando en su desenlace se precipita la acción frente al doloroso silencio que guarda Egor. ¿Es impotencia? ¿Tal vez desidia o indiferencia? Qué importa: Egor ya está muerto en vida. 8/10.

martes, 16 de julio de 2019

Las entrañas de una quinqui de barrio

EXTRA!
'Iphigenia en Vallecas' en el Teatro Kamikaze

'Esta noche estáis todos aquí para darme las gracias'. Con esta frase se dirige María Hervás a un público desconcertado al comienzo de 'Iphigenia en Vallecas'. ¿Darle las gracias a una mujer quinqui, barriobajera y medio borracha que está en escena? Nadie entiende nada, aunque todo comienza a tomar forma en cuanto la actriz comienza a desarrollar uno de los monólogos feministas y de tinte social más prodigiosos que jamás se hayan visto sobre las tablas. 

El aplaudido monólogo regresa con la misma fuerza con la que se estrenó en el año 2017 en el ambigú del Teatro Kamikaze, sorprendiendo a propios y extraños, pasando a la sala principal tras haber conseguido premios tan importantes como el de mejor espectáculo revelación y el de mejor actriz protagonista en la última edición de los Premios Max, así como el de mejor actriz protagonista otorgado por la Unión de Actores

Iphi, que regresó a escena el pasado 4 de julio, puede presumir de agotar entradas cada noche. Y no es para menos. A pesar de que llenar un espacio cultural de la capital es complicado en verano, son muchos los que repiten y los que se acercan a comprobar si es cierto que esta es una de las interpretaciones más impactantes de los últimos años. Tanto unos como otros se enfrentan a la historia de una mujer que sufre por culpa de todos ellos.

La pieza es el resultado de una adaptación que la propia Hervás realiza de la obra 'Iphigenia in Splott' de Gary Owen, trasladando la historia de manera magistral al barrio madrileño de Vallecas, aunque en realidad represente lo que ocurre en sitios de toda España. Iphi es una joven que sobrevive a duras penas, que no tiene oficio ni beneficio y que prácticamente se pasa la noche borracha y el día de resaca. Sin embargo, todo ello esconde un trasfondo que Hervás va desarrollando a lo largo de la casi hora y media que dura la representación, mostrando a una mujer que pasa por todos los estados de ánimo posibles: del enfado a la rabia, del enamoramiento a la desilusión, de la incredulidad al miedo...

María Hervás es Iphigenia

No se exagera al afirmar que el espectador ríe y llora por igual con la inolvidable actuación de la intérprete madrileña, que se deja la piel y, sobre todo, el corazón sobre las tablas. Y el espectador con ella. Si la Iphigenia griega tuvo que ser sacrificada por el bien común por mandato de su propio padre, nuestra Iphigenia vallecana sufre a razón de los recortes de la España actual.

Hasta aquí podemos contar para no destripar la trama. No obstante, es preciso destacar la aplaudida dirección de Antonio C. Guijosa, que logra impregnar la obra del mensaje que quiere transmitir Hervás en un desgarrador e inolvidable discurso que consigue que el espectador abandone la sala sobrecogido, reflexionando sobre lo que acaba de ver en el teatro y lo que ocurre en el país en el que vive.

Se puede disfrutar de 'Iphigenia en Vallecas' hasta el próximo 26 de julio, con una entrada general a 16 euros. Eso sí: llévate un abanico y una botella de agua para sobrellevar el calor que hace en la sala. Poco sacrificio al lado del que Iphi hace por todos nosotros. ¿O quizá no? Hay que descubrirlo en directo. Probablemente, el monólogo de Hervás sea el gran acontecimiento teatral de la temporada.