lunes, 29 de abril de 2013

Emocionante actuación de Eels en La Riviera

EXTRA!

Habría que tirar de archivo y memoria colectiva para recordar una Riviera que sonara tan decentemente como anoche, cuando Eels, la banda liderada por Mark Oliver Everett (Mr. E para los amigos), dio uno de los mejores conciertos de los últimos meses en la capital.

La banda que Bush II intentó prohibir por nociva salió al escenario madrileño con chándal negro y gafas de sol, vestimenta que supuso un cambio considerable tras ese DCode en el que actuaron con traje y corbata.

Pocos minutos después de las nueve de la noche, los estadounidenses comenzaron con 'Bombs Away', tema con el que arrancó la última cita de una gira europea de más de tres meses en la que han presentado su décimo trabajo, 'Wonderful, Glorious', con una rítmica compleja desde los primeros segundos que abren el disco hasta las últimas notas del tema que da título al trabajo, con el que se cierra el álbum. 


Una Riviera abarrotada enloquecía con el grupo, sobre todo con piezas como 'Fresh Feeling' en un directo notable gracias a las guitarras de The Chet y P Boo, la batería de Knuckles y el bajo de Honest Al, compañía que -en parte- lleva una década junto al vocalista.

No faltaron versiones, con un 'Itchycoo Park' de The Small Faces que hizo sonreír al público con más conocimiento musical y un 'Oh weel' de los Fleetwood Mac en el que las guitarras sonaron a gloria.

Ya en los bises, 'I'm Your Brave Little Soldier' y una fusión de 'Mr.E's Beautiful Blues' con 'My Beloved Monster', volviendo la vista al primer trabajo de Everett. Éxito de Eels en Madrid y merecido reconocimiento a una banda rockera, repleta de buenas historias y seguidores que entienden de música y que, aún volviendo a casa extrañando haber coreado 'Novocaine For the Soul', saben que el de anoche fue un encuentro inolvidable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario