martes, 18 de junio de 2013

Pequeñas experiencias en escena

EXTRA!

Desde fuera puede parecer un bar más de la urbe madrileña, pero nada más lejos de la realidad. Según uno se aproxima, el bullicio se intuye tras la puerta de entrada. El lugar está atestado de gente y conforme se acerca el momento, los presentes se arremolinan en torno a las mesas. Situado en la céntrica calle Loreto y Chicote, a unos pasos de la Plaza de Callao, se encuentra el local que acoge Microteatro por Dinero. Como si de un cine se tratara, una pantalla indica las horas y las salas donde se representa cada obra. Una mujer se encarga de llamar a los más despistados cuando llega su turno. 

En grupos de hasta 15 personas, el público se apresura a bajar las escaleras para descubrir los universos que se esconden en el sótano de esta antigua carnicería. Nuestra guía ruega silencio. Un total de cinco salas, repartidas a lo largo de un pasillo, albergan pequeñas piezas teatrales. 

Tras cruzar una puerta determinada, los asistentes se reparten en torno a una diminuta sala donde vivirán el arte de la interpretación a solo unos centímetros de los actores. El espectador no es un público al uso sentado al fondo, sino que se convierte en un elemento más en la escena. En un máximo de 15 minutos, la obra concluye y el público sube la escalera con una mezcla de sorpresa y satisfacción dibujada en la cara.

Microteatro por Dinero es un innovador proyecto teatral que se gestó en un antiguo prostíbulo de la capital en el año 2009. Casi 50 artistas se atrevieron a representar diversas obras de menos de 10 minutos en las 13 habitaciones del burdel. Cada función, para un máximo de seis espectadores. Todas las representaciones giraban en torno al mismo tema, la prostitución. Esta primera elección es uno de los motivos que llevaron a la asociación que hoy gestiona la sala a establecer un concepto temático cada mes en torno al que girasen las piezas. La actriz Verónica Larios, gerente y socia del local, cuenta que 'es interesante ver cómo de un mismo tema cada persona reflexiona algo diferente'.


La programación mensual del multiespacio consta de cinco montajes de 15 minutos de duración que se representan cinco días a la semana en seis pases diarios. El criterio en el que se basan para seleccionar las obras que se muestran cada mes es la calidad del texto, además de su originalidad e innovación. Las piezas finalistas siempre son diferentes entre sí, con el objetivo de ofrecer al público una diversidad de géneros entre los que pueda elegir, aunque el proceso siempre resulta complejo dada la inmensidad de comedias que reciben, según palabras de la actriz.

Actualmente, la sociedad de Microteatro por Dinero está formada por una veintena de personas, entre las que se encuentran Verónica Larios, el promotor de la idea y director artístico Miguel Alcantud, y diferentes amigos que apoyan el proyecto. Sin ningún tipo de inversión publicitaria, esta iniciativa de teatro alternativo ha funcionado gracias a las redes sociales y al 'boca a boca'.

Este tipo de producciones atrae al público que no consume teatro habitualmente. La cercanía del espectador con los actores, la breve duración y la originalidad de las tramas son algunas de las características que más atractivas resultan a los visitantes. Para el actor, el microteatro es todo un reto, ya que se enfrenta con públicos muy heterogéneos que les observan a unos centímetros y que nunca saben cómo van a reaccionar.


Además de las obras principales, la programación de Microteatro por Dinero cuenta con otras secciones como el microteatro infantil, con obras adaptadas que tienen muy buena acogida por parte de los niños, ya que aguantan la atención durante la breve duración de la función y disfrutan mucho de la experiencia. En el local siempre tienen una obra para los bebes y otra para niños de 3 a 10 años. Las sesiones golfas y las exposiciones temporales completan una programación que se renueva por completo cada mes. 

A pesar de la situación económica, el público sigue acercándose a vivir la experiencia. 'Cuando nosotras empezamos ya había crisis, por lo que la gente sigue siendo fiel, además  de que cada obra cuesta 4 euros, un precio simbólico que casi en su totalidad va para las compañías', señala Verónica. El proyecto se financia con el bar del local, por lo que funcionan como lo haría cualquier empresa hostelera, con el añadido de los espectáculos.
Viendo el éxito y la atención que cosechan, no es de extrañar que quieran llevar su idea por todo el mundo. Ya tienen pensado abrir locales en Valencia, Málaga y Murcia. Fuera de nuestras fronteras, en México, Londres y Buenos Aires, teniendo este último fecha de inauguración en febrero del próximo año. La idea es acabar construyendo una sólida red de microteatro. Si quieres conocer una forma alternativa de disfrutar de las artes escénicas, Microteatro Por Dinero es un acierto seguro.


No hay comentarios:

Publicar un comentario