jueves, 29 de agosto de 2013

Nunca lo freak fue tan heroico

EXTRA!

Los últimos coletazos del verano son ideales para el estreno de películas de acción y superhéroes. Esta vez le toca el turno a 'Kick-Ass 2: con un par'. Jeff Wadlow dirige y coescribe la secuela de 'Kick-Ass: listo para machacar', lanzada en 2010, que continúa  la adaptación del cómic de Mark Miller y John Romita Jr.

En la película primigenia, Kick-Ass (Aaron Taylor-Johnson) y Hit Girl (Chloë Grace Moretz) intentaban rehacer su vida al margen de sus alter egos y de la peligrosa vida de justicieros. Tres años después, nos encontramos con que Kick-Ass ha internado en Justicia Eterna, el primer grupo de superhéroes, mientras que Hit Girl ha preferido adentrarse en el peliagudo mundo de los institutos estadounidenses. Todo se verá alterado con la aparición del primer supervillano: Bruma Roja, ahora conocido como El Hijoputa (Christopher Mintz-Plasse).

'Kick-Ass 2' vuelve a contar con el trío protagonista que tan bien funcionó en la primera entrega. A ellos se suman nuevas caras de superhéroes, entre las que destaca la interpretación de Jim Carrey (muy a su pesar, pues criticó duramente la violencia de la cinta) en el papel del Coronel Barras y Estrellas, personaje al que no han sabido sacar todo su jugo. Se trata de un exmafioso reconvertido en coronel enmascarado dispuesto a fundar el primer club de héroes contra el crimen organizado. El resto del casting lo conforman multitud de actores de reparto que configuran un grupo de superhéroes freaks.

Los ingredientes que dieron resultado en la primera parte se repiten: la mezcla de humor y acción vuelve a funcionar, pese a la falta de originalidad. A su vez, el personaje que titula la película se ve desplazado por el peso en el guión de Hit Girl y la interpretación de la joven actriz. No obstante, la película funciona. 

Llena de referencias al mundo del cómic y con una esencia freak que ya poseía su antecesora, la película cuenta con un ritmo ágil, diálogos fluidos y no deja que el público se aburra. Una segunda parte, que si bien no es tan fresca de la original, cumple el cometido de una buena secuela.

No hay comentarios:

Publicar un comentario