jueves, 12 de septiembre de 2013

Ácida crítica circense

EXTRA!

Alejándose del lado más guiri de la capital desde Atocha, aparece como de la nada el Teatro Circo Price, que comienza el curso prolongando su estela vanguardista con el espectáculo 'Capitalismo: Hazles reír'. Un montaje dirigido por Andrés Lima sobre el trabajo del Taller de Investigación Teatral Contemporáneo que tiene de todo y sabe agridulce.

Una carpa, una malla y un enjambre de actores, bailarines y acróbatas que pretenden divertirnos mientras sacan a relucir el lado más sucio del sistema capitalista. Amparados por un argumento circense que es una metáfora en sí mismo, se critica sin chiquitas y sin aprensión la privatización de los bienes públicos, la corrupción política y la deshumanización de la especie, avocada a un destino incierto e involuntario.

Todos los posibles del espectáculo conectan cuando das una oportunidad a su lenguaje intermitente y su humor negro. Si lo consigues, puedes regocijarte mientras asistes a la venta de la showgirl Silvia Bombón, interpretada por Silvia Marsó, a 10 céntimos los 10 minutos; también alegrarte por la ventura de la licenciada en Matemáticas, encarnada por Alba Sarraute, y su trabajo de limpieza no remunerado.

Brillan entre el caos la interpretaciones de Nathalie Poza y Luis Bermejo, abriéndose paso entre el maestro de ceremonias, Andrés Lima, y la veterana Aitana Sánchez-Gijón. Siempre camaleónico, Edu Soto y su presonaje, Washington, es un imán imprescindible que redondea el espectáculo y lo proyecta más bizarro si cabe.

Un circo para adultos, ácido hasta que escuece, con el que su autor, Juan Cavestany, cumple con histórica función teatral plantear preguntas al espectador, desde una óptica contemporánea y una estética que bien puede asemejarse a las viñetas de las páginas de opinión. El espectáculo tiene intención de evolucionar con el paso de las funciones. Pasen y vean.


No hay comentarios:

Publicar un comentario