lunes, 16 de diciembre de 2013

Imponente fin de gira de L.A. en La Riviera

EXTRA!

La banda mallorquina L.A. puso punto y final a la gira de su último disco, 'Dualize', la noche del sábado 14 de diciembre en La Riviera. Luis Albert (vocalista), Pep Mulet (guitarrista), Ángel Cubero (bajista) y Dimas Frias (batería), se despidieron de su público por todo lo alto, ofreciendo un show lleno de grandes sorpresas para el deleite de los seguidores que abarrotaron la conocida sala. 

El grupo saltó al escenario provisto de una gran energía al son de temas potentes como 'Perfect Combination', 'Crystal Clear' y 'Under Radar', canción que dio paso a una parte más intimista. No obstante, el sonido característico de La Riviera no acompañó al imponente comienzo, aunque poco a poco fue mejorando y el cuarteto no se dejó arrastrar por el contratiempo.

El repaso a toda su discografía no se hizo esperar. El concierto encerraba lo mejor de sus anteriores trabajos, 'Heavenly hell', 'Slnt flm' y, por supuesto, 'Dualize'. La melancólica 'Oh, why', 'Mirrorball', la pegadiza 'Older' y 'Over and over' mantuvieron el espectáculo a tono, con un público totalmente entregado. Para sorpresa de los presentes, Albert decidió tocar en una segunda batería en 'Close to you', dotando de una mayor potencia y vigor al tema. Una especie de duelo de baquetas entre el cantante y Dimas Frías que dejó al público totalmente extasiado.

En lo más álgido de la noche, 'In the meadow' y 'Microphones and medicines' llevaron al grupo a un punto candente de total entrega, disfrutando de cada momento y transmitiendo ese derroche a los asistentes. Tras una breve pausa, L.A. dio pasó a la segunda mitad del show. Albert salió a escena en solitario, guitarra en mano, y ofreció en acústico una versión de la canción 'Girl', de los míticos Beatles, y su emocionante 'Elisabeth', un clásico en toda esta gira que otorgó un punto cálido a la cita.


Tras finalizar este pequeño intervalo intimista, el resto de la banda volvió a la carga, esta vez con 'The sweetest goodbye', 'Pictures on the wall' y 'Hangin on wire'. De nuevo, los chicos de L.A. tenían una segunda sorpresa guardada al subir al escenario. Martí Perarnau, cantante de Mucho, con quien mantienen una buena amistad gracias a una pequeña gira que realizaron juntos, se situó al teclado mientras comenzaban las primeras notas de 'After all'.

Con el aclamado bis, llegaron 'All those silences', 'Hands', de nuevo con Albert a la batería junto a Frias; 'Rebel' y 'Outsider', canción con la que han cerrado la mayoría de los conciertos de esta gira.

Tras tan amplio repertorio, el grupo mallorquín no podía marcharse con tan sólo un bis. Por ello, salieron por segunda vez al escenario. Pese a que los presentes esperaban poder escuchar uno de sus clásicos más conocidos, 'Stop the clocks', la formación prefirió dar una vuelta de tuerca y terminar de forma colosal con dos versiones que recuerdan sus comienzos: 'Girls just wanna have fun' de Cindy Lauper y 'Wicked game' de Chris Isaak. Un placer para los oídos disfrutar de clásicos tan conocidos convertidos en temas rockeros totalmente actualizados.

L.A. cierra así la gira de 'Dualize' para embarcarse en una nueva experiencia en Los Ángeles. Sin duda, lo de La Riviera fue un imponente fin de gira que augura grandes expectativas para la banda en la búsqueda del famoso sueño americano.



Texto de Sonia Dueñas.
Imágenes de David Molina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario