jueves, 13 de febrero de 2014

El afán de vivir o el instinto de supervivencia

EXTRA!

¿Qué es lo que ocurre cuando te ves inmerso en un mar de dudas que no hace más que mecerte entre las mareas de la imposibilidad? ¿Qué hacer cuando ya no puedes esperar? Atraído por el retrato de la lucha por la entereza y enfrascado en un sinfín de inquietudes, J.C. Chandor escribe y dirige el guión de 'Cuando todo está perdido', consagrándose como uno de los directores noveles más sutiles y meticulosos del panorama cinematográfico estadounidense actual.

Con una sensibilidad explícita y tangible, el director cuenta la historia de un adulto marinero (interpretado por un sublime Robert Redford) que encuentra su viaje truncado por un polizón que agrieta su barco. Es en este momento en el que la película se transforma en un despliegue de fuerza y ahínco, en una revelación de desesperanza y progreso, en una manifestación absoluta de la fuerza de voluntad.

Movido por la ausencia de diálogos y gestionando un casi perfecto silencio cinematográfico,  el film revela el raudal de situaciones ante las que se encuentra el protagonista, hallándose al filo de la muerte y viéndose en la obligación de no decaer y demostrarse a sí mismo que la lucha por la vida es superior a cualquier obstáculo.



Robert Redford, con 77 años de edad y una larga trayectoria cinematográfica a sus espaldas, nos brinda uno de los mejores papeles de su carrera, en el que movido por la soledad y la falta de recursos, hace gala de una brillante y conmovedora interpretación capaz de plasmar la impotencia sentida en cada una de las situaciones. No hacen falta confesiones ni discursos, su mera presencia dota a la película de sentimiento y significación. 

La angustia se convierte en el sentimiento. La imposibilidad de éxito, en la desesperación. El film arrastra al espectador por un vaivén de escenas imposibles y desgarradoras que sumen al protagonista en una constante lucha contra problemas y consecuencias, hambre y sed, temporales y desdichas. Y enfrentándose a todas las desgracias, se desarrolla el ingenio, el conocimiento, el afán de superación.   

Bajo la dirección de un joven y casi desconocido J.C Chandor, la película llega a las salas españolas el vienes 14 de febrero con aplomo y seguridad, provocando sin apenas palabras estremecimientos y convulsiones, y realizando, con todas y cada una de sus letras, un canto a la vida y un retrato de la lucha por la supervivencia.

Cuando no quedan más que resquicios del cuerpo y el alma, y media ración de comida al día, es inexcusable tirarlo todo por la borda. La realidad más absoluta, es, en realidad, que cuando todo está perdido, es cuando más fuerte uno ha de combatir para sobrevivir.


No hay comentarios:

Publicar un comentario