jueves, 6 de marzo de 2014

La belleza de nuestro planeta

EXTRA!

La génesis explica por definición el origen o el principio de algo. A su vez, también busca encadenar hechos y acontecimientos con el objetivo de encontrar una explicación coherente, un resultado. Sebastiao Salgado es un fotógrafo sociodocumental que retrata en sus proyectos la realidad de los países menos desarrollados. 

Su anterior trabajo, 'Éxodos', fue una recopilación de tristeza, angustia y decepciones plasmadas en las miradas de todas aquellas generaciones que el brasileño captó en sus instantáneas. Hasta el próximo 4 de mayo, sus imágenes protagonizan la exposición 'Génesis' en CaixaForum Madrid.

Concienciado siempre de los problemas y carencias latentes en el otro lado del mundo, Salgado ha centrado su obra en la realidad social, haciendo de su trabajo un documento consciente e histórico que refleja las vidas de todos aquellos que, por las circunstancias, no han podido hacérnoslas conocer.

'Génesis' se construye en las mismas líneas de 'Éxodos'. Ampliando sus horizontes hacia la exploración y evolución del mundo, sus nuevas fotografías muestran los confines y las perspectivas del esplendor de la naturaleza. Sin atisbo de modificación, Salgado revela la formación terrestre, las vidas, las costumbres y los ritos anónimos. 


Optando en su trabajo por un blanco y negro impecable, aunque no por ello exento de sensibilidad fotográfica, el artista transmite, a través de las 245 imágenes que conforman la muestra, la melancolía de lo real, haciendo que el espectador cuestione la precipitación de un presente que cada vez se aleja más de sus manos.

El creador hace un recorrido por las zonas del mundo más inhóspitas. El Ártico nos confiesa que hay vida entre sus icebergs y sus rocas erosionadas; África se enardece en rostros demoledores y animales frenéticos; los santuarios se conciben como la quietud tras la tormenta y, por último, la Amazonia, que se define como una explosión irreverente de supervivencia, maternidad y lucha.

Captando en sus instantáneas la vida humana y animal con una simple Leica, el fotógrafo de 70 años viaja por el mundo y nos hace conocer desde los lagos más extensos de la Patagonia argentina hasta los desiertos más áridos de Madagascar, cruzando a su paso las cordilleras más altas de Canadá y las cascadas más caudalosas de Venezuela.

Demostrando un don para la representación de todo aquello que cayó en el olvido como consecuencia de la globalización, el artista ofrece una colección de piezas de auténtica emoción y ternura. El mundo sigue creciendo y su naturaleza no ha sido destruida. El resultado del crecimiento es la evolución, que no tiene motivos para estar reñida con la vida. Y la vida, en su naturaleza y expresión, es lo más bello que nos podemos encontrar.


No hay comentarios:

Publicar un comentario