viernes, 7 de marzo de 2014

La reinvención de un cuento clásico

EXTRA!

El próximo viernes 14 de marzo llega a las salas españolas la adaptación de 'La bella y la bestia' del realizador francés Christophe Gans. En ella asistimos a una reinvención del cuento original escrito por Gabrielle-Suzanne Barbot de Villeneuve que presenta a una familia adinerada obligada al exilio cuando su fortuna cae en desgracia. La más joven de las hijas, Bella (Léa Seydoux), le pide a su padre una rosa como única compensación. El destino moverá los engranajes cuando la flor es arrancada de los dominios de la Bestia (Vincent Cassel).

Este tipo de películas encuentra su mayor rival en su propio título. El espectador no puede evitar acordarse del aquel mismo cuento que Disney nos narró a modo de musical. La historia ya está escrita (y sus consecuentes versiones) y, por tanto, el público se enfrenta a una trama en la que conoce todos los giros de guión, personajes y relaciones.

En un intento de crear una atmósfera infantil y de descubrimiento, el director, famoso por títulos como 'El pacto de los lobos' o 'Silent Hill', opta por presentar la historia a través de una narradora directa. Lo que consigue, sin embargo, es una descripción que extrae al espectador del mágico universo del relato.


En el reparto de la producción destaca Vincent Cassel, actor de rostro inconfundible que luce mejor sus galas cuando no viste ese maquillaje pseudo Disney. Su compañera, que haces las veces de heroína, es Léa Seydoux, descubierta por Tarantino en 'Malditos Bastardos' y vista recientemente en la aplaudida 'La vida de Adèle'. La actriz deja ver la comodidad que siente en el papel de Bella, donde solo precisa de su belleza natural y su percha.

Un punto a favor de esta nueva versión de la historia es el propósito por revivir el espíritu de los cuentos clásicos. La película puede ser la excusa perfecta para un fin de semana en familia en el que los más pequeños descubran esta tierna historia de amor y prejuicios. Como dice la canción, 'antes de juzgar tienes que llegar hasta el corazón'. A pesar de todo, es probable que los que conocen el cuento no se quiten de encima una sensación constante de superficialidad.


No hay comentarios:

Publicar un comentario