lunes, 21 de abril de 2014

La erotización lírica de Yann González

Atlántida Film Fest


Tras su estelar estreno el año pasado en el Festival de Cannes, el largometraje francés 'You and the night' destaca como uno de los títulos más reseñables de la actual edición Atlántida Film Fest. Autodefinido como el nuevo Pedro Almodóvar, el joven realizador Yann González firma su ópera prima situando al espectador frente a una pareja y su mayordomo travesti durante la espera a los invitados de una orgía muy particular.

Surrealista, existencialista y con reminiscencias del cine de Xavier Dolan, el autor entrega una fábula con estética kitsch y unos personajes que hipnotizan al espectador a través de su melancolía y dramas cotidianos. Lo que echa raíces presentándose como un capricho erótico colorista se convierte en una interesante reflexión sobre el vacío existencial con una poética visual exquisita al ritmo de los temas del grupo independiente M83.

Destaca en el reparto una prometedora Kate Moran, que debuta con buena nota delante de la misma cámara que capta la evolución de Niels Schneider, al que ya pudimos ver como objeto de deseo en 'Los amores imaginarios'. Entre los secundarios se encuentran una sorprendente Béatrice Dalle y el exfutbolista Eric Cantona en el papel de un hombre muy buen dotado.

Entre las virtudes de la cinta se encuentra la de exponer una mirada muy personal e irreverente que logra fusionar belleza y tristeza en una fantasía existencialista de gran sensibilidad. El prólogo del largometraje podría calificarse como uno de los inicios más bellos que se han visto en el cine de autor de los últimos tiempos.

La película cuenta con un guión lleno de reflexiones que encaja a la perfección con una ambientación futurista y onírica que llega a su momento cumbre cuando explica la historia de amor de sus protagonistas haciendo uso de unos decorados teatrales deliberadamente artificiales con cierto regusto a fábula contemporánea.

'You and the night' es un proyecto que parte de un conflicto aparentemente sencillo que se ramifica en un eterno diálogo que sirve para conocer mejor las filias y fobias de unos personajes que equilibran su peso en el largometraje hasta sumir al espectador en una reflexión visceral sobre el vacío y la condición humana. Una intensa ópera prima que promete ser el inicio de la carrera de un director al que seguir la pista.


No hay comentarios:

Publicar un comentario