miércoles, 2 de abril de 2014

Reflexiones creativas de una mente privilegiada

Atlántida Film Fest


El documental es uno de esos géneros que suele pasar desapercibido tanto en festivales como en la propia cartelera. Bien es cierto que el público español, sobre todo, es bastante reticente a la hora de escoger este tipo de metrajes para pasar un rato de ocio, pero parece que, en los últimos tiempos, estamos asistiendo a un rebrote de gloria para la no ficción. No obstante, sigue sin ser suficiente.

'Is the Man Who Is Tall Happy?', el último documental del director francés Michel Gondry, es uno de esos trabajos que corre el riesgo de pasar desapercibido en nuestra cartelera, pero que, por suerte, forma parte de la programación del Atlántida Film Fest durante este mes de abril. Un interesante acercamiento a la vida del lingüista, filósofo y activista estadounidense Noam Chomsky que invita al espectador a realizar un ejercicio mental verdaderamente apabullante sobre un sinfín de cuestiones científicas y lingüísticas.

El cineasta muestra su faceta más curiosa e ingenua, como si tratara de emular la típica estampa entre un profesor y su alumno predilecto. La naturalidad del galo trae consigo algunos momentos de comicidad, como las confusiones que se crean entre ambos debido a su deficiente nivel de inglés; o su confesión, al principio de la cinta, sobre el nerviosismo que siente al estar ante 'el pensador vivo más importante'. No es para menos. El polémico intelectual desempolva recuerdos de su infancia y juventud junto a cuestiones íntimas de su vida privada, mientras que intercala argumentos sobre la creatividad, la educación, la muerte, la percepción que tenemos del mundo que nos rodea, la religión, la tecnología...


Más de una veintena de preguntas que Gondry realiza y a las que el lingüista sólo se niega a responder una: qué sintió cuando murió su esposa. Todo un espectacular despliegue analítico que se convirtió en una carrera a contrarreloj, ya que el director quería finalizar su trabajo lo antes posible para que el propio protagonista, de 84 años de edad, pudiera disfrutarlo en vida. Apenas hay tiempo para los silencios, tan sólo teorías, algunas divagaciones y muchos ejemplos que facilitan la comprensión al espectador, el cual puede llegar a sentir un exceso de información en ciertos puntos del proyecto.

Podría decirse que, aunque hasta ahora parezca un simple documental sobre una personalidad de nuestro tiempo, el mayor encanto de esta compleja obra reside en que el cineasta realiza una fantástica labor animada que apoya las palabras de Chomsky y representa los pensamientos del francés.

Sus dibujos, que ya constituyen su sello de identidad como autor cinematográfico, llevan a cabo una explosión de color y viveza, pura artesanía que otorga un curioso aire infantil. Un valioso material grabado cuidadosamente con una primitiva cámara Bolex de 16 mm, cuyo encantador sonido se mantiene a lo largo de todo el metraje y al que hacen referencia en algún que otro descanso de la entrevista.

'Is the Man Who Is Tall Happy?' es de esos documentales que es necesario ver varias veces, analizar y en los que sumergirse por completo entre pensamientos, explicaciones y recuerdos. Una pieza indispensable que fusiona la mente privilegiada de Noam Chomsky y la creatividad de Michel Gondry en un brillante trabajo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario