lunes, 14 de abril de 2014

Un canto firme a la esperanza

Atlántida Film Fest


¿Quién dice que para hacer buen cine hace falta tener un gran presupuesto? Premiada con dos Biznagas de Plata en el pasado Festival de Málaga, 'Casting', ópera prima del sevillano Jorge Naranjo, es una de las mayores sorpresas españolas de la actual edición del Atlántida Film Fest

Escrita por el mismo cineasta y mezclando actores emergentes con caras conocidas de la talla de Juanra Bonet, David Guapo y el director Daniel Sánchez Arévalo, la cinta muestra una historia sencilla pero efectiva en la que el espectador se ve inmerso, durante 90 minutos, en un casting en el que se cruzan los jóvenes que configuran la trama.

Javier López interpreta a un actor con su mismo nombre que se encuentra hastiado de intentar ser el elegido en multitud de pruebas de selección, algo que se suma a la crisis que atraviesa con su novia y a las facturas pendientes que acumula. Esther Rivas, que tampoco cambia de nombre en la cinta, se ve condenada a ser la última del largo casting debido a un fallo de última hora que hace que comparta el día con Javi tras un encuentro fortuito.


Mezclando el drama, la comedia y el romance en un largometraje amable nacido de varios proyectos del director en el mundo del cortometraje, 'Casting' juega a las historias cruzadas presentado a una serie de personajes tan naturales que podríamos ser cualquiera de nosotros. La dulzura de Esther, la gracia del americano andaluz Ken Appledorn (Ken) y la espontaneidad de Nay Díaz (Nay) son algunos de los puntos fuertes de un proyecto modesto que entretiene a partir de un grupo de actores que lucha por una oportunidad en la que sienten que es su vocación.

Creativa, vital y dejando claro el talento que existe en la nueva cantera de actores españoles, 'Casting' es una película tierna de lucha y amor en todas sus vertientes en la que se realiza un bonito homenaje a aquellos que sufren procesos tan deshumanizados como el que el espectador se encuentra en la cinta. Mientras que el guión es ágil, hay que decir que la calidad del sonido llega a dificultar el seguimiento de algunos diálogos.

La música de Julio de la Rosa, por otra parte, es un acierto en esta historia de soñadores que, por encima de esa durísima encargada de la prueba, encuentran el mayor de los obstáculos en sus propias limitaciones y decisiones. Porque como ellos mismos dicen, antes que actores son personas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario