viernes, 9 de mayo de 2014

Un mundo apocalíptico sobre raíles

EXTRA!

Año 2031. El tan temido cambio climático ha obligado a unos pocos supervivientes a verse recluidos en un tren llamado 'Snowpiercer', en el que la barrera entre clases sociales es la ley que se ve impuesta por y para la supervivencia. Debido al sometimiento que padece el último vagón, se hace inevitable un levantamiento desesperado para llegar hasta el responsable de su sufrimiento, Wilford (Ed Harris), el creador de dicha maquinaria. Para ello, Curtis (Chris Evans) encabezará la revuelta hasta sus últimas consecuencias.

El nuevo trabajo del director surcoreano Joon-ho Bong tiene sello hollywoodiense y el respaldo del afamado cineasta asiático Park Chan-wook. Una coproducción entre Corea y Estados Unidos que ha venido marcada por la polémica de los constantes recortes a los que se vio expuesto el metraje final. A pesar de ello, 'Snowpiercer' se hace hueco en la cartelera española a partir del 9 de mayo.

Poco riesgo encontramos tanto en el argumento como en el desarrollo de los personajes. El clásico héroe defensor del pueblo, Evans, realiza una modesta interpretación dentro de su carrera, a excepción de ciertas escenas repletas de acción en las que el actor despliega cómodamente su talento. Su compañero de hazañas, Edgar (Jamie Bell), tiene un recorrido verdaderamente escueto y desaprovechado. Pese a que últimamente le estamos viendo en roles muy interesantes con los que está descubriendo aspectos propios que no conocíamos, en esta ocasión, el resultado final pasa sin pena ni gloria no sólo en el film, sino también en su trayectoria.


Con respecto al elenco asiático, Kang-ho Song requiere una mención especial. Protagonista de películas clave en el cine contemporáneo de Corea del Sur, Namgoong Minsu es el personaje más coherente de la cinta. Pese a estar relegado a un segundo plano, su actuación mantiene el mismo nivel de intensidad a la que nos tiene acostumbrados. Su hija en la ficción, Yuna (Ah-sung Ko), aporta ciertas dosis de intensidad dramática con una mirada que refleja la inocencia y picaresca propia de su edad y el sufrimiento que padece junto a su padre en el interior del tren. Gracias a los conocimientos de ambos, Curtis recibirá el apoyo necesario para ir por delante del enemigo en algunos momentos.

Con toques de comicidad muy agradables, de la mano de la actriz Tilda Swinton, el guión no aporta originalidad al género de la ciencia ficción. Predecible por momentos y sustentado en continuos clichés, la trama gira en torno a una crítica mordaz a las diferencias entre clases sociales, un trasfondo que se podría haber trabajado mejor. No obstante, la labor técnica equilibra la calidad de la cinta. A manos del director de fotografía, Kyung-pyo Hong, el metraje es impecable. Espacios cerrados y una iluminación con altos contrastes recrean un escenario más que agonizante y, aun limitando el movimiento de los actores, acaba siendo el punto de mayor encanto y fascinación.

'Snowpiercer' es una de esas películas sencillas que únicamente aporta entretenimiento. No sólo pasará desapercibida en las trayectorias del equipo, sino que muy probablemente también lo hará en nuestra cartelera. Un intento fallido de Joon-ho Bong para abrirse paso al mercado occidental que pierde intensidad por momentos y desaprovecha el potencial de sus actores.


No hay comentarios:

Publicar un comentario