viernes, 25 de julio de 2014

La exaltación de la amistad

EXTRA!

Verano, vacaciones y reuniones con amigos: en este ambiente se encuentran los personajes de la última película del director Eric Lavaine'Barbacoa de amigos' es una comedia francesa en la que reina la amistad, la madurez y el optimismo hasta que un hecho inesperado cambia la forma de pensar del personaje principal.

Todo comienza con la escena que marca un punto de inflexión en la vida del protagonista del largometraje, que retrocede meses atrás para situar a los personajes y conocer lo sucedido hasta ahora. Antoine Chevalier (Lambert Wilson) lleva un modo de vida ejemplar a sus 50 años: se cuida, hace ejercicio y lleva una alimentación sana, pero en medio de una maratón sufre un infarto. Desde ese instante, Antoine decide cambiar por completo el rumbo de su vida.

Esa alteración no solo le afectará a él, sino que cambiará irremediablemente la vida de su familia y la de todos los que le rodean, en especial, la de sus amigos: un grupo que sigue manteniendo el contacto pese al paso del tiempo. Como en cualquier pandilla, existen pequeñas rencillas y trapos sucios que salen a la luz en el momento menos esperado. Asuntos que, sin embargo, el guionista intenta suavizar, transmitiendo constantemente ese sentimiento de amistad entre los personajes.


Una producción que, como buena comedia francesa, se caracteriza por su sencillez y sus chistes fáciles sacados adelante gracias a la existencia de personajes bien definidos. La película muestra su lado realista, ya que la mayor parte de las situaciones pueden ocurrirle a cualquiera cuando está con su grupo de amigos. Esa sensación de realidad y amistad se consigue plasmar a la perfección a través de un grupo de actores encabezado por Lambert Wilson, más conocido que el resto del reparto al haber participado en producciones como 'Matrix' o 'Catwoman'.

Realidad y ficción, en cualquier grupo de amigos suele haber un líder (Lambert Wilson), un intelectual (Guillaume de Tonquédec), un inocente (Jérome Commandeur), un gracioso (Franck Dubosc) y un integrante del sexo opuesto (Florence Foresti). 

Con un guion repleto de situaciones divertidas, este agradable film francés cumple su función: entretener y hacer reír al espectador. La gran labor de la cinta se encuentra en el ingenio y la cotidianidad que caracterizan las situaciones que viven los protagonistas, así como los vínculos que se establecen entre ellos. Una comedia ligera que hace hincapié en el valor de la amistad y que puede verse en los cines españoles a partir del viernes 25 de julio.


No hay comentarios:

Publicar un comentario