lunes, 14 de julio de 2014

Los rostros del fotoperiodismo español

EXTRA! 

Las fotografías son simples instantes que permanecen en nuestra retina durante mucho tiempo. Un impacto que a veces, incluso, es difícil de olvidar. Sobre esta idea nace la propia esencia del fotoperiodismo, que contribuye a que se produzcan cambios a nuestro alrededor, acercándonos a mundos nuevos, realidades desconocidas e injusticias sociales que suceden a diario y de las que apenas somos conscientes.

'No me llames fotógrafo de guerra', el último documental de Canal+, que se estrenó el pasado miércoles 9 de julio, rinde homenaje a la profesión del fotoperiodista a través de figuras como Samuel Aranda, Sandra Balsells, Emilio Morenatti, Álvaro Ybarra Zavala, Manu Brabo, Fernando Moleres y Moisés Samán. Expertos que han conseguido un gran prestigio internacional y que han trabajado en escenarios tan conflictivos como las guerras de Irak, Afganistán y Siria, los disturbios de Ucrania o lugares donde la violencia es pan de cada día, como en Venezuela y Colombia.

El documental parte de la experiencia del catalán Samuel Aranda, premiado en 2012 con uno de los galardones más importantes del mundo, el World Press Photo. Bajo el escenario que ofrece la primavera árabe, entre manifestantes, disparos y tanques, la imagen de una madre emocionada al encontrar a su hijo a las puertas de la muerte le abrió el campo a un nuevo futuro profesional. Desde este punto, el metraje deja una huella invisible sobre la eterna pregunta del fotoperiodismo: ¿oportunismo o denuncia?

Independientemente de este tipo de cuestiones a las que parece no prestar demasiada atención, el proyecto muestra el testimonio de experiencias y sentimientos que los fotógrafos viven de primera mano y a la sombra de los medios de comunicación, como en el caso de España, en donde la mayor parte se ven forzados a buscarse la vida en el extranjero. Son pocos los medios nacionales que apuestan por contar los sucesos que ocurren a nivel internacional. Se usa el argumento de que no hay dinero, pero es más bien una cuestión de priorizar la información, tal y como señala la fotoperiodista catalana Sandra Ballels.


Las cámaras del equipo de Canal+ también acompañan a los vascos Ybarra Zavala y Moreles en sus andanzas por Venezuela y Sierra Leona. El primero de ellos persiguiendo conflictos olvidados por los medios, mientras que Fernando explica emocionado su labor en Free Minor Africa, una ONG centrada en la reinserción de los jóvenes que han pasado por la cárcel en uno de los países más pobres del mundo.

'No me llames fotógrafo de guerra' define una profesión poco reconocida, deshecha los estereotipos divulgados y muestra el rostro de quienes están detrás de las cámaras, de aquellos que son testigos directos del terror y la violencia social. No sólo quedan plasmadas sus vivencias, sino también lo que sienten ante cada suceso, lo que piensan cada vez que llegan sanos y salvos a sus casas o la soledad a la que va unida su labor.

La pasión, el miedo, la adrenalina, las ganas de vivir aventuras, las injusticias y las culturas desconocidas se convierten en alicientes para unos profesionales que llevan a cuestas el dolor por la perdida de compañeros de andanzas como consecuencia de arriesgar su vida cada día para hacernos llegar la verdad.


No hay comentarios:

Publicar un comentario