viernes, 5 de septiembre de 2014

La sensual y arriesgada imperfección

EXTRA!

Dicen que el crimen perfecto no existe, que nadie puede fiarse de uno mismo puesto que, aun con una meticulosa planificación, el ser humano es inexacto y, por tanto, siempre comete fallos, por ínfimos que sean. Muchas veces, el error proviene de una investigación imperfecta o de la falta de medios pero, sea como sea, los delitos se sustentan en la inexactitud. Si a ello les sumamos una dosis pasional, el resultado final siempre será un fracaso.

Aun siendo el clásico hilo argumental de la mayoría de thrillers psicológicos, parece que el séptimo arte sigue sin cansarse de él. Los hermanos y directores franceses Arnaud y Jean-Marie Larrieu presentan su último trabajo a partir del 5 de septiembre en salas españolas. 'El amor es un crimen perfecto' es un relato que se suma a la fantástica film noir francesa que tantos éxitos está cosechando en los últimos tiempos, pero que se mantiene en una fría mediocridad dentro de esta corriente y no precisamente por la interpretación de sus actores.

Basada en la novela 'Incidences' del escritor Philippe Djian, la cinta narra la arriesgada y seductora aventura de Marc (Mathieu Amalric), un carismático profesor universitario de literatura que vive con su posesiva hermana Marianne (Karin Viard) y mantiene relaciones sexuales con sus alumnas. Una de ellas, Bárbara, desaparece, por lo que su madrastra, Anna (Maïwenn) se encuentra con el protagonista mientras la policía inicia una investigación para esclarecer lo sucedido y encontrarla. A su vez, otra de sus pupilas, Annie (Sara Forestier) dará rienda suelta al deseo obsesivo que posee por Marc, acosándole y poniendo en peligro su empleo.


Se trata de una cinta cuya importancia reside en las actuaciones y la ambientación más que en la trama. Amalric saca el máximo partido a un personaje ambiguo que es realmente su propio enemigo. Nadando entre sueños reales debido a su sonambulismo, el intérprete transmite toda clase de sensaciones, desde la extrañeza en cuanto a su forma de socializar, a la emotividad de un hombre en crisis, sin rumbo fijo, o la repulsión de su total amoralidad. Junto a él, destacan sus tres compañeras como pilares básicos de un elenco femenino redondo. La desequilibrada y dominante Viard, la cálida y sensual Maïwenn, y la explosiva e insistente Forestier completan el círculo que rodea al trastornado Marc. 

Con un argumento reiterativo en ocasiones y un ritmo lento hasta la extenuación, la producción adquiere cierto equilibrio gracias a una serie de ingeniosos diálogos que van más allá de lo evidente. La intriga se combina constantemente con un drama romántico salpicado por algún que otro toque de humor. No obstante, tras las grandes obras francesas que han llegado a la cartelera española en los últimos años, el esfuerzo de los hermanos Larrieu parece tener muchas papeletas para quedar en el olvido.

Indiscutible la atmósfera turbia y misteriosa que habla por sí sola y representa un continuo contraste con respecto a las interpretaciones. El director de fotografía galo Guillaume Deffontaines realiza una labor impecable sustentada en paisajes montañosos repletos de nieve que, pese a su gran belleza, mantienen ese aire grisáceo y tétrico característico del cine negro.

Un largometraje obvio en su historia pero apabullante en el trasfondo de sus personajes y en la efectividad de su ambientación. Un retrato con falta de entusiasmo sobre cuestiones controvertidas, donde nada es perfecto, ni siquiera el amor.


Sonia Dueñas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario