miércoles, 17 de septiembre de 2014

Una pasarela sin complejos

EXTRA!

Tras los desfiles de los diseñadores consolidados en la fashion week madrileña, el martes 16 de septiembre se celebró una nueva edición de la pasarela Samsung EGO, una iniciativa en la que los jóvenes creadores y futuras promesas de la moda española tienen la oportunidad de presentar sus colecciones derrochando creatividad, ingenio y atrevimiento a partes iguales. 

Como en febrero, EGO abrió la jornada mostrando la colección ganadora de la anterior edición del certamen Samsung Innovation Project, que en junio cayó en manos de la joven diseñadora valenciana Pepa Salazar, uno de los talentos con más proyección de la moda nacional.

Hyperdry, su apuesta para la temporada primavera-verano 2015, se caracteriza por el uso de colores pastel y formas geométricas donde las prendas parecen transformarse mediante el uso de estímulos. Una colección de apariencia sencilla que hace uso de un tejido hidrocrómico que provoca el cambio de color de las prendas en contacto con el agua e hidrófugos que repelen los líquidos.


Destacan los tops, faldas y vestidos con drapeados, plisados laterales y rayas en una escenografía en la que las modelos pasan por cortinas de agua y acaban empapadas. Por una vez, la diseñadora deja de lado su conocido calzado masculino para sorprender con la presencia de zapatos de pelo para vestir nuestros pies durante la próxima temporada.

Bajo el nombre de la unidad más básica que conforma una imagen, Pixel, la firma POL presentó al mediodía una colección urbana donde destaca la luz y se experimenta con patrones de corte aleatorio mientras se busca definir la silueta entre las líneas caídas. 

De apariencia sencilla a la par que elaborada, la firma defiende una línea llena de blancos, azules, transparencias y brillos donde destacan los crop tops, shorts, bombers y mucha espalda al aire definida con cordeles, todo ello acompañado de detalles.


Plasmando su logotipo en alguna de sus prendas, la marca fusiona lo urbano con lo clásico en las prendas largas que entremezclan cortes geométricos y drapeados metalizados. La colección presta atención a complementos entre los que destacan gafas acompañadas de su cadena y gorras que conviven en perfecta sinfonía con un zapato actualizado y femenino al más puro estilo inglés.

La joven diseñadora murciana Leonor Pando mostró una colección firme destinada a una mujer moderna, amante de la comodidad y de las últimas tendencias. Apostando por los colores tierra, el blanco y los azules, observamos una colección de cortes limpios, transparencias, prendas oversize, escotes infinitos, pequeños calados y elaborada ornamentación que hacen que las piezas sean únicas. 


LPMEDITE21 es el nombre de una colección de formas rectangulares que nos transporta a los atardecerse del cálido Mediterráneo teniendo en el lino a su gran protagonista. El tejido, fresco y elegante, se combina a la perfección con otros materiales (yute, organza y lana fría) que se complementan, a su vez, con pulseras transparentes con un ligero toque de color que envuelve y termina de definir el conjunto.

La diseñadora granadina Beatriz Peñalver sorprendió con un fashion film en la apertura de su desfile, titulado Perdón, inspirado en la Semana Santa andaluza y viajando a través de nuestras costumbres más arraigadas. Al ritmo de una guitarra española, el verde esperanza, morado nazareno y rosa avivan una colección llena de volúmenes.


Simulando una boda gitana en la que las invitadas se visten con volantes, drapeados, volúmenes que ensalzan los hombros y vestidos oversize, la diseñadora presta atención a los complementos, donde altísimas plataformas conviven con pendientes imposibles de gran elaboración. La novia, por su parte, viste llena de luz y de blanco a través de volúmenes que recuerdan la belleza de la celebración. 

Sofisticación y feminidad en el desfile del cordobés Miguel Alex. El diseñador presentó su colección Freedom, alejándonos de la frenética rutina y viajando a un lugar donde ponernos en sintonía con nuestros sentimientos. Los colores suaves, blancos, tierras y sutiles metalizados, se entremezclan superponiéndose entre sí.


Los diversos materiales cobran vida, presentándose en capas, mientras que los vestidos y pantalones fluidos recrean y desdibujan la silueta femenina a lo largo de un desfile en el que destacan los volúmenes en las mangas camiseras y los bolsos de mano.

Eva Soto Conde vuelve a dejarnos boquiabiertos con Recuerdos, una colección imponente y con mucho carácter que nos traslada a un pasado de papiroflexia. Con el rosa, rojo y borgoña como colores protagonistas, la creadora muestra piezas entre las que se aprecia una mezcla de formas geométricas básicas en los cuerpos, con faldas y  hombreras globo creando contrastes que convierten las telas en pequeñas esculturas para día y noche.


Sorprende el rescate de las antiguas lechuguillas como pieza principal, incluso creando cuerpos enteros con una elaboración extraordinaria, dándole un toque romántico y melancólico a una colección divertida y sobre todo arriesgada.

Con sonidos de guitarra propios de lo más recóndito de Texas, Elena Rial comienza su desfile con un diseño sencillo acompañado de una bandera que nos adentra en Vivian Girls, una colección que no deja indiferente a nadie. Entre brazaletes y botones de línea militar, destacan prendas de colores uniformes en mostazas florales y rojos pálidos.


Como complementos, banderas americanas en tonos sombríos, cabezas humanas que hacen de bolsos y sombreros, unos escandalosos zapatos amarillos flúor y transparencias plásticas. Abundan las formas simples y clásicas en los vestidos de caídas firmes a la par de volátiles. Una apuesta segura pero no menos notoria para una diseñadora con claro potencial.

Inspirada en un fragmento de 'Vida de un Vagabundo', de Charles Bukowski, David Catalán centra la atención en una colección titulada Coverless en la que reinan los amarillos flúor, rosas y azules acompañados de telas que emulan el neopreno y conjuntan trajes de patrones básicos, camisas vaporosas y notas de satenes plisados, además de vaqueros denim


Llaman la atención las cuchilladas en faldas y pantalones que llevan, indistintamente, hombres y mujeres. Arriesgando tanto en formas como en colores, el diseñador incorpora los complementos a las propias prendas, haciendo uso de mochilas y bolsos cosidos en las piezas. No cabe duda de la originalidad de la propuesta.

La firma Waverley presentó una colección en la que contrastan oscuridad y frescura, con vestidos cargados de juventud y riesgo que pasearon con personalidad propia entre los ojos de todos los presentes. Una novia vestida de negro con un gran ramo blanco inaugura la pasarela, cargada de minifaldas, superposiciones y transparencias que evocan un espíritu adolescente e incluso infantil en piezas con cuellos marineros y faldas que parecen uniformes colegiales. 


En contraposición a dicha oscuridad, encontramos colores como el rosa, azul o amarillo acompañando a tejidos más algodonados y sueltos. Ante la ausencia de complementos podemos apreciar detalles como volantes en el pecho o cinturones en nudo para los hombres, una idea original que aumenta el toque desenfadado a una línea creada con mimo y rebeldía.

Esta edición de la pasarela Samsung EGO culminó con la entrega del premio Mercedes-Benz Fashion Talent al joven David Catalán y la participación de los diseñadores Victor Von Schwarz Satu Maaranen, esta última llegada desde la fashion week berlinesa.


Ambos presentaron sus ultimas colecciones en un desfile en el que Victor se decantó por prendas que recuerdan a las sirenas en sus pliegues y colores entre los que priman los verdes y la comodidad. Maaranen, por su parte, lució prendas estampadas a pinceladas con el blanco, negro y plata como colores protagonistas. La diseñadora nos adentró en un mundo de fantasía y naturaleza repleto de formas circulares y prendas oversize que entusiasmaron al público.

No hay comentarios:

Publicar un comentario