lunes, 13 de octubre de 2014

El sonido oculto de Nuevo México en la Sala Sol

EXTRA!

La lluvia intermitente del sábado 11 de octubre no fue suficiente para ahogar las notas emitidas en la Sala Sol, que bañada en el swing del country y en tímidos toques de bluegrass, fue la responsable de acoger a The Handsome Family, internacionalmente conocidos por aportar los acordes a los inolvidables créditos de la serie del momento: True Detective.

Con una carrera musical forjada a lo largo de 20 años, el matrimonio Sparks, formado por Brett y Rennie, dio con su directo una lección de corrección, clase y humildad, mostrando que, pese a la suerte llegada de las manos de HBO, mantienen esa magia implícita en los que realmente aman la música.

Haciendo gala de una soltura y empatía digna de quienes toman los escenarios como su hogar, el grupo bromea y genera complicidad, revelando en los pequeños actos que la improvisación es la guía de sus actuaciones. Ella, encargada de la composición de las letras, y él, creador de la música, conjugan la ecuación perfecta. Apoyados en un discreto batería, y utilizando una guitarra y un bajo (en ocasiones sustituido por un banjo), el grupo estadounidense apuesta por la simplicidad en un directo discreto, intimista y eficiente.


La América más terrenal queda representada en sus baladas, teñidas con rimas oscuras y misteriosas. Contando las historias más intensas acerca de tragos de whisky y serpientes asesinas, el concierto se abrió con 'My sister’s tiny hands', sumergiendo a los presentes en la miseria de los rincones más toscos y abandonados. Recorriendo sus últimos trabajos, desde 'Singing bones' hasta 'Wilderness' y focalizando en temas como 'Bottomsless hole', la doliente 'Weightless again', o la archiconocida 'Far from any road', tocada en una cauta séptima posición, la banda dio una lección de estilo recordando a genios como Tom Waits o Johnny Cash, que convirtieron el folk y el country en el icono de una generación. 

Los años de trayectoria quedan definidos en su calma, trabajo y lucidez, que salpicados por el amargor de sus versos, transmiten la fuerza y la melancolía que la pareja deposita en sus piezas. Haciendo guiños y tratando de conmover al público gracias a los cómicos intentos de practicar el castellano, la fémina provoca carcajadas y relaja el ambiente. Brett, desgarrando su voz y desafiando los límites de los graves, juega con las cuerdas de su guitarra y remite a los recuerdos añejos y a todas las botellas de vino que faltan por descorchar. 

The Handsome Family transportan a un tiempo y a un espacio remoto, en el que las desgracias y las tristezas se convierten en la rutina y la música se interpreta como única forma de salvación. Los cuentos más retorcidos encuentran su expresión en las voces compenetradas de sus narradores, que despidiéndose con un suave y esperanzador 'Don't be scared', agilizó una velada que convirtió a su audiencia madrileña en cómplice, desvelando que la belleza se puede encontrar incluso en los parajes más oscuros.


No hay comentarios:

Publicar un comentario