viernes, 14 de noviembre de 2014

La importancia del diálogo

EXTRA!

Aún hay muchos detalles de nuestra historia que desconocemos y que, posiblemente, nunca lleguemos a descubrir. La Segunda Guerra Mundial guarda grandes secretos que no verán la luz, ya que la mayoría de sus protagonistas ya no están entre nosotros. Hechos que marcaron nuestros días y grandes héroes que se mantuvieron en la sombra y que han quedado en el olvido. Quizá el ahora se hubiera escrito de otra forma sin ellos. Por suerte, el cine los rescata, extrae hechos históricos e intenta dar una explicación plausible a lo desconocido.

Esta misma labor es la que el director alemán Volker Schlöndorff realiza en su último largometraje, 'Diplomacia', que llega a la cartelera española el 14 de noviembre. Una coproducción franco-alemana que se ha hecho, de momento, con dos premios en la Seminci de Valladolid, el de mejor director y mejor actor gracias al trabajo realizado por el francés Niels Arestrup.

Esta adaptación de la obra de teatro del escritor Cyril Gely juega con un diálogo elegante y audaz para dar sentido a lo acontecido en la noche del 25 de agosto de 1944, cuando París se vio envuelta en multitud de explosivos por deseo expreso de Hitler. Con las tropas aliadas llegando a la ciudad, el gobernador militar nazi Dietrich von Choltitz (Niels Arestrup) tiene todo dispuesto para volar la cuna del arte, mientras que el cónsul sueco Raoul Nordling (André Dussollier) pone todo su empeño para impedírselo.

El resultado ya lo conocemos, pero, en esta ocasión, no es lo que importa. El mayor disfrute de la producción es ver cómo los dos actores mantienen una contienda verbal que se desarrolla al margen de las trincheras. Aunque han interpretado el mismo papel en numerosas ocasiones, convierten una suposición en una posibilidad muy creíble. Un majestuoso Arestrup nos hace sentir el peso de su rango y el cómo la decisión que tome cambiará su vida y el transcurso de la historia, convirtiéndole en héroe o villano.


Por su parte, Dussollier aporta un toque de gracia con su personaje, enredando al gobernador con las indiscreciones que cometía Napoleón con su amante, poniéndole entre la espada y la pared para encontrar alguna grieta en su oponente. Gracias a ellos, no hay cabida para la sobreactuación, siendo la gran solidez de la cinta el mayor premio que ha podido obtener Schlöndorff.

Aunque el argumento peca de extrema sencillez, la tensión aumenta de forma gradual hasta llegar a un desenlace a contrarreloj. Sin más escenarios que la habitación de un hotel, puede ser que en algunos momentos el público lo encuentre tedioso. No obstante, el diálogo engancha y absorbe en una trama que se ve acompañada por magníficos planos de París e imágenes de archivo del conflicto que dan un respiro a la claustrofóbica habitación de ornamentos sobrecargados.

'Diplomacia' rescata a dos héroes olvidados de la Segunda Guerra Mundial a través de un punto de vista distinguido que intenta dar sentido a lo que sucedió durante la supuesta última noche de París. Todo un placer ver una lucha interpretativa entre dos grandes actores que llevan a lo más alto el arte de la interpretación.


No hay comentarios:

Publicar un comentario