lunes, 22 de diciembre de 2014

La eficacia robótica de Disney

EXTRA!

La interacción entre Disney, Pixar y Marvel no ha hecho más que reafirmarse con el paso de los años. La última apuesta de este vínculo se ha materializado en el séptimo arte con 'Big Hero 6', que promete convertirse en uno de los éxitos de taquilla de estas navidades. Precedida por un original e inolvidable corto de cinco minutos, 'Buenas migas', en el que los amantes de las mascotas se verán reflejados, la película da comienzo en un ambiente rodeado de lágrimas y ternura imposible de describir, mostrando la soltura y genialidad de los cuentos cortos.

'Big Hero 6' comienza desarrollando un futuro inexplorado en San Fransokyo. Hiro Hamada es un joven estudiante con innegable talento para la robótica que, tras la muerte de su hermano, se ve obligado a tomar las riendas de su vida para encontrar y vengar al responsable de su sufrimiento. Movido así por la ira y acompañado por un peculiar grupo de amigos, la trama gira en torno a sus aventuras hasta dar con el maligno Yokai.

Los personajes, totalmente alejados de los tópicos animados de los últimos años, quedan definidos en una atmósfera colateral en la que cada uno convierte su rareza en su poder e identidad. Los estudiantes nerds y el entrañable y cómico Baymax, el robot que termina convirtiéndose en coprotagonista de la cinta, acompañan a Hiro hasta transformarse en un equipo tan simpático como eficaz.

Convirtiéndose en uno de los más carismáticos héroes de Disney de los últimos años, el robot gigante se ofrece como cuidador personal al estar programado para satisfacer las necesidades de su dueño. Induciendo a la carcajada y al inevitable afecto de forma constante, el robot se convierte en una pieza indispensable del film.


Dirigida por Chris Williams ('Bolt') y Don Hall ('Winnie The Pooh'), y basada en el cómic original de Marvel de Duncan Rouleau y Steven T. Seagle, la película consigue el equilibrio perfecto entre trama, ejecución y diseño. Este último, mejorado con el paso de los años (especialmente desde la compra de Pixar), expone un diseño referencial de personajes y ambientación en el que Oriente y Occidente quedan solapados en un futuro próximo.

Con las dosis medidas de acción y comedia, el largometraje logra fascinar a todo tipo de espectadores, deslumbrando a los más jóvenes por la agilidad del discurso y a los adultos por la frescura desarrollada frente a los proyectos anteriores de la compañía. Dando una lección de estilo durante la primera mitad del metraje, la historia provoca empatía y risas a partes iguales.

Apoyada en el dinamismo del montaje, la presteza del guión y las influencias orientales y norteamericanas, 'Big Hero 6' se convierte en un producto enérgico que satisface las expectativas de todos aquellos que ven la animación como algo más que un mero entretenimiento.

Respaldada por los éxitos de sus predecesoras y fundando su argumento en la idea de sobreponerse a las adversidades, la cinta despliega su magia y atrae a todo tipo de público, promoviendo el optimismo y la lucha por el bienestar. La diversidad de géneros y el práctico uso de la música terminan por conjugar un inusual equipo de superhéroes que acaban encajando. Poniendo sobre la mesa el inquebrantable poder de la amistad, el film se consagra como el producto de animación del año.


No hay comentarios:

Publicar un comentario