Tu medio digital sobre ocio y cultura se queda en casa

miércoles, 24 de diciembre de 2014

La última leyenda viva de la moda

EXTRA!

El Museo Thyssen-Bornemisza acoge desde el pasado 22 de octubre la primera retrospectiva del diseñador francés Hubert de Givenchy. Una selecta colección de piezas creadas y escogidas por el propio modisto que reflejan las variables y constantes en el mundo de la moda  a lo largo de medio siglo. Un viaje por sus creaciones más icónicas desde los años 50 hasta su retiro profesional, en el año 1996.

Recorrer la exposición es viajar por distintas décadas, pudiendo observar los cambios, la transformación de estilo y las tendencias en el mundo de la moda a lo largo del tiempo. Eso sí, Hubert refleja ese je ne sais quoi francés que enamoró desde la creación de la Maison  Givenchy francesa en 1952 y que sigue levantando pasiones entre los amantes de este oficio.

Declarado admirador de Cristóbal Balenciaga y leyenda viva de la moda, Hubert nos brinda la oportunidad de admirar una selección de sus aclamados diseños de prêt a porter (concepto que él mismo creó en 1954), en la primera exposición de moda que acoge el Museo Thyssen.

La pureza de líneas y  su juego con los volúmenes convierten las creaciones del modisto en autenticas piezas de artesanía que cautivaron a célebres personalidades del siglo XX. La princesa Carolina de Mónaco, la duquesa de Windsor, la primera dama de EE.UU, Jacqueline Kennedy, y su musa y amiga, la actriz Audrey Hepburn, se convirtieron en grandes admiradoras de su trabajo y, a su vez, en embajadoras de su obra.


Sin duda, una de las piezas más emblemáticas de la muestra es el vestido de noche recto en satén negro que Hepburn lució en la mítica película 'Desayuno con diamantes', frente a aquel escaparate en la quinta avenida de Nueva York. La exposición incluye otros diseños que la famosa actriz lució en películas y acontecimientos sociales.

Givenchy logró algo que pocos diseñadores han conseguido: crear un estilo propio caracterizado por la mezcla de sencillez y elegancia despojado de artificios. Jackie Kennedy es un ejemplo de ese estilo tan personal seguido por tantas mujeres que buscaban el equilibrio entre lo clásico y lo moderno gracias a las creaciones del modisto francés.

El denominador común en todas las prendas es, sin duda, el cuidado de los detalles. Encontramos bordados impecables sobre diferentes telas entre las que destacan la seda y el terciopelo en los trajes de noche. Los amantes del arte y de la moda pueden visitar la exposición hasta el próximo 18 enero 2015. Un plan perfecto para acercarse a un creador de personalidad único que enamorará a los visitantes del museo madrileño. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario