viernes, 6 de febrero de 2015

La película políticamente incorrecta del año

EXTRA!

'The Interview' se ha proclamado por méritos propios como la película más polémica de los últimos años. La cinta dirigida por Evan Goldberg y Seth Rogen, quienes ya unieron sus talentos con James Franco en 'Juerga hasta el fin', supera todos los ataques y logra estrenarse en las salas españolas el 6 de febrero de la mano de Sony Pictures. En noviembre de 2014, la distribuidora sufrió uno de los mayores ataques informáticos de la historia a una empresa privada con la finalidad de que el largometraje no viese la luz, pero sólo consiguieron retrasar unas semanas su estreno.

Seth Rogen interpreta a Aaron Rapaport, el productor ejecutivo de un programa de televisión sensacionalista que encabeza las listas de audiencia con sus entrevistas sobre la vida privada de los famosos del momento. Su éxito se debe en gran parte a su presentador Dave Skylark, un histriónico personaje encantado de conocerse al que interpreta James Franco. A pesar de la fama, lo cierto es que Rapaport tenía otro tipo de aspiraciones periodísticas cuando decidió dedicarse a su profesión.

Es en medio de esta crisis cuando Dave descubre que el hermético líder norcoreano, Kim Jong-un, es un gran seguidor del programa, por lo que se proponen conseguir la entrevista más deseada a nivel mundial. Lo que supondría un lavado de imagen público por parte de Corea del Norte se acaba convirtiendo en una misión suicida para los protagonistas, reclutados por la CIA con el inconcebible objetivo de eliminar al líder, encarnado por Randall Park, en su propio territorio.


La polémica estalló el día que, según el FBI, una organización norcoreana lanzó un ciberataque contra Sony Pictures y amenazó con sembrar el terror en los cines que expusieran el filme. La duda de si cancelar el estreno o continuar con el plan establecido se hizo viral en medios de comunicación y redes sociales hasta el punto de que numerosas personalidades, entre ellos el presidente estadounidense Barack Obama, ofrecieron su apoyo a la distribución. Así, el 24 de diciembre, la distribuidora lanzó el proyecto en la red, llegando un día después hasta 331 salas de cine independiente, marcando un antes y un después en la comercialización de una superproducción que se salta el orden establecido.

Rogen y Franco, indiscutibles protagonistas durante toda la cinta, desprenden química desde el principio y regalan momentos tan absurdos como irrisorios. Por su parte, Randall Park nos muestra a un líder nada temible que lucha en silencio contra una imagen de semidiós que hereda de su padre y que dista mucho de ser real. Escenas surrealistas, chistes fáciles, efectos especiales aparatosos y 'Firework' de Katy Perry impulsan un final épico que sorprende al espectador.

Una comedia simplona de chiste fácil, muy en la línea del humor de películas como 'Infiltrados en la universidad' o la célebre 'Resacón en Las Vegas', sin recurrir a la originalidad y confiando en los tópicos del género. Si algo queda claro es que el largometraje, que hasta el momento no ha logrado recaudar los costes de producción, no será recordado por su calidad cinematográfica, sino por la polémica que le ha rodeado desde el principio.


No hay comentarios:

Publicar un comentario