viernes, 13 de marzo de 2015

Canciones contra el drama de los desahucios

EXTRA!

Dice el Artículo 47 de la Constitución Española que 'todos los españoles tienen derecho a disfrutar de una vivienda digna y adecuada. Los poderes públicos promoverán las condiciones necesarias y establecerán las normas pertinentes para hacer efectivo este derecho, regulando la utilización del suelo de acuerdo con el interés general para impedir la especulación. La comunidad participará en las plusvalías que genere la acción urbanística de los entes públicos'. Eso dice la Constitución mientras que los datos hablan por sí mismos: 68.091 desahucios en 2014; 400.000 desde 2007.

A partir de una creación colectiva con la colaboración del director de cine Miguel Bardem, Lola Blasco ha escrito un texto que, tras remover muchas conciencias a su paso por el Teatro del Barrio y el Teatro del Arte, se representa ahora en el Teatro Alfil, cada jueves por la tarde. Lorena García de las Bayonas dirige una tragicomedia con tintes musicales que, durante cerca de 90 minutos, trata una realidad que la sociedad española sufre a diario en sus carnes.

Partiendo de la visita a una entidad bancaria por parte de una pareja joven, el público conoce a los personajes de dos de los actores que más brillan en una representación que se atreve a hablar sin pelos en la lengua de la realidad de los desahucios. Alba Flores demuestra durante la función una gran versatilidad con su voz y su gestualidad mientras que Javier Godino, ya experimentado en el género musical, se mete en la piel del personaje que más evolución sufre durante la trama.


El trabajo que se lleva a cabo con el espacio es magistral, construyendo distintos escenarios con los recursos mínimos, saliendo victoriosos gracias a las paredes invisibles que aprisionan a unos personajes que comparten sus historias de pérdidas y de incomprensión en un ejercicio honesto que también se ocupa de la situación que sufren multitud de inmigrantes en España.

La música serena un texto bien construido, con números en los que destaca vocalmente Mónica Dorta, que junto a sus compañeros pone gran pasión en cada palabra que canta, emocionando al público con la profundidad de su mensaje. No se oculta la inspiración que 'El jardín de los cerezos' de Chéjov ejerció en una pieza elaborada colectivamente por la compañía 'Teatro a Voces' a partir de entrevistas a personas afectadas por el drama del desahucio.

El espectador vive una experiencia teatral hipnótica en la que ficción y teatralidad se funden con historias reales narradas con gran sencillez y el acompañamiento de la música compuesta por Ana Laan. Como un grito contra la pasividad social, 'Artículo 47' produce rabia, pena y reflexión combinando el teatro documental con el musical sin que el experimento chirríe. El resultado es una delicia desgarradora.


No hay comentarios:

Publicar un comentario