jueves, 19 de marzo de 2015

El hogar perdido de DreamWorks

EXTRA!

Hace tiempo que DreamWorks Animation aceptó el papel de personaje secundario en la dulce y cruel guerra de la animación. Los gigantes Pixar y Disney se reparten la suerte en crítica y taquilla creando películas que se graban en la memoria. El hecho de no menospreciar la inteligencia de los espectadores más jóvenes ni de los adultos que les acompañan ha ayudado a consagrar a dos de las mejores empresas audiovisuales de animación del siglo XXI.

Con una sensación de monotonía típica de puesto de oficina, DreamWorks se ha especializado en gestar producciones que pasan por la cartelera sin pena ni gloria, sin menospreciar títulos como 'Gru. Mi villano favorito', 'Cómo entrenar a tu dragón' o 'El origen de los guardianes'. Crear secuelas de cada cinta que les ha dado alegrías en taquilla, gestionar las películas con un gran interés económico y dotar a sus producciones de gran ingenuidad se han convertido en señas de identidad que en ocasiones dejan paso a producciones que se alejan de ese rumbo preconcebido.

Este es el caso de su última producción, 'HOME', adaptación del popular libro 'The true meaning of smekday' de Adam Rex en la que un discreto guión rescata la espontaneidad del estudio que dio vida a Shrek. Poniendo encima de la mesa las ideas que les convirtió en pioneros, presentan una nueva raza alienígena caracterizada por su cobardía: los Boovs. Amenazados por los Gorg, emprenderán un viaje para colonizar la tierra reubicando a los humanos. Tip, una testaruda adolescente, se topa con Oh, un incomprendido Boov con el que emprenderá un viaje en busca de su madre.


Un equipo de lujo se encarga de doblar la película en su versión original, entre los que encontramos a dos cómicos y dos estrellas del pop actual. Jim Parsons (Sheldon Cooper en la serie 'The Big Bang Theory') cede su voz al adorable extraterrestre protagonista. Rihanna y Jennifer López hacen lo propio con Tip y su madre, a lo que hay que añadir su colaboración en la banda sonora. El veterano humorista Steve Martin ('El padre de la novia') se encarga de uno de los personajes más estrambóticos: el Capitán Smek

El director Tim Johnson ('Vecinos invasores') ha querido presentar una historia que se dirige de forma evidente a los más pequeños de la casa. El magnífico trabajo realizado en el diseño de los personajes, influenciado en gran parte por el fenómeno de los Minions, ayuda a empatizar con los personajes desde el principio. Las notas de humor previsibles se unen a un ritmo ágil que deriva en una buena producción de entretenimiento. 

Una película que brinda un soplo de aire fresco al alejarse de la peligrosa tendencia de las secuelas de DreamWorks, pese a presumir de un contenido desgastado. Un largometraje correcto que hará las delicias de los más pequeños. Un título que a priori denota un punto de originalidad y que, sin embargo, no permanecerá en la memoria por la cobardía propia de los Boovs.


No hay comentarios:

Publicar un comentario