lunes, 2 de marzo de 2015

El indiscutible positivismo de Lagarto Amarillo

EXTRA!

El pasado viernes 27 de febrero, la sala Joy Eslava se llenó de optimismo para dar la bienvenida a uno de los grupos pop-rock españoles con más repercusión. Lagarto Amarillo aterrizó de nuevo en la capital para dar un segundo concierto de presentación de su nuevo álbum, de nombre homónimo, en Madrid.

Los hermanos Mora irrumpieron en el escenario con naturalidad y cercanía tocando los primeros acordes de 'El último día' y haciendo recordar a los presentes los éxitos de su primer trabajo, 'Distinto'. El tema, versionado por Maldita Nerea en 2011 y traducido a la nostalgia por Lagarto amarillo, abrió el espectáculo entre aplausos que prometían una noche brillante.

Presentando las canciones de su nuevo disco, lanzado el pasado septiembre, el grupo murciano reveló su incipiente éxito cuando la sala coreaba a voz en grito temas como 'Lo entiendo todo'. Apelando de nuevo a la nostalgia en un siempre efectivo 'Siempre y cuando', Pablo Mora dio las gracias al público, que entre ovaciones animaba a la banda a seguir tocando.

Los nuevos temas siguieron cobrando importancia en el directo, en el que los acordes románticos de 'El alma a besos' o la inevitabilidad de crecimiento de su primer sencillo, 'Crío', cobraron protagonismo. Jugando también con la nostalgia de 'Septiembre', la banda reflexionó acerca de los objetivos de la vida y el pragmatismo ante la misma. Con 'Una vez más' los hermanos demostraron que tienen destreza en los acústicos, en un enérgico contraste con 'Pecosa', una animada y divertida composición sobre una pelirroja que avivó el inevitable rencor.


El grupo rescató más adelante las canciones que les llevaron al éxito, como 'Parte de mí', 'Desapareciendo' o la archiconocida 'Dejarse la piel', que sumió al público en un continuo vaivén de acordes que lograron que la banda reforzara su presencia como uno de los grupos españoles más llamativos del momento.

Intercalando el éxito de su último single'Un mundo ideal' (apoyado en la destreza del cantante con el ukelele), con el que supuso 'Hoy', el grupo mostró la evolución y el cambio de estilo que han experimentado conforme su carrera discográfica se ha ido desarrollando. 

Uno de los momentos más especiales de la noche fue la canción 'Y yo', que contó con la colaboración de Paula Rojo, participante de la edición española de 'La voz'. Un dúo perfecto que elevó la noche a su instante más íntimo. Ya al final del concierto sonó 'Por eso', tema cuya colaboración con Maldita Nerea les condujo a la fama, tras lo que invitaron a 'Contar hasta diez' para no perder la esperanza. El grupo murciano se despidió del escenario declarándose 'Culpable' de estar enamorado de Madrid y su gente.


No hay comentarios:

Publicar un comentario