miércoles, 15 de abril de 2015

Las consecuencias de la tiranía

EXTRA!

La primera cualidad de un político es un buen oído. En una época en la que las plazas se llenan de ciudadanos luchando por sus derechos y los ideales se defienden en nuevos partidos que llegan pisando fuerte, La Joven Compañía presenta una revisión del clásico de Lope de Vega 'Fuente Ovejuna', en el que la dirección de José Luis Arellano y la versión de Juan Mayorga tienen mucho que ver a la hora de poner en escena el levantamiento contra el abuso de poder llevado a cabo por un pueblo en tiempos de los Reyes Católicos.

Durante 75 intensos minutos, la compañía formada por jóvenes con edades comprendidas entre los 18 y los 25 años - que centran buena parte de sus esfuerzos en realizar funciones matinales para estudiantes de secundaria y bachillerato (250 alumnos por pase) de toda la Comunidad de Madrid – toman la palabra del autor clásico liberando sobre las tablas una energía sobrecogedora que reúne la esencia de un texto que habla de opresión y ansias de justicia.

El montaje, que permanecerá en el Teatro Conde Duque hasta el próximo 30 de abril, puede presumir de postularse como la adaptación que mejor conectará con el público joven debido a elementos como una imponente escenografía experimental con ecos de Tomaz Pandur en la que una cámara cenital muestra la violencia del comendador y de la Orden de Calatrava ante la resignación de un pueblo que se acaba sublevando.


La danza y la música, que bien podría interpretar la multitudinaria orquesta de bodas y funerales del serbio-bosnio Goran Bregovic, dejan respirar por momentos a los actores en una pieza en la que el trabajo físico tiene una gran relevancia, algo que sirve para ratificar el talento de un elenco formado por 10 intérpretes entre los que destacan Jaime Lorente en el papel de Fernán Gómez de Guzmán, el Comendador, y las dos únicas actrices del montaje, Elena Mocejón y Carolina Yuste, que juntas entregan algunos de los diálogos más enérgicos de la producción.

El verso de Lope de Vega se mantiene, prescindiendo de algunos fragmentos con el objetivo de dar mayor dinamismo al texto, haciéndolo más accesible al espectador adolescente, que se sorprende desde su butaca por la vigencia de la historia. El honor, el poder de la colectividad y el machismo son algunos de los temas que se tratan en el montaje con el que la prestigiosa compañía finaliza temporada.

El respeto a la voluntad popular se impone a la fuerza en una obra cruda en la que su brevedad hace que el ritmo se mantenga, haciendo que el espectador permanezca atento en todo momento. La tierra, el agua y el metal son elementos cruciales en una versión de 'Fuente Ovejuna' que hace pensar en utopías mientras vemos ante nuestros ojos que el poder se limita a cambiar de manos sin que importe el contexto histórico.


No hay comentarios:

Publicar un comentario