martes, 19 de mayo de 2015

Un tesoro musical del siglo XVIII

EXTRA! 

Estrenada en el Palacio de Faustina Téllez Girón, condesa-duquesa de Benavente, el 3 de enero de 1787, 'Clementina' fue un encargo al compositor italiano Luigi Boccherini que se convirtió en la única zarzuela compuesta por el compositor italiano afincado en España desde su juventud.  Entre el 6 y el 16 de mayo, el Teatro de la Zarzuela acogió una versión dirigida por Mario Gas y Andrea Marcon con la que cientos de personas pudieron disfrutar del teatro musical burgués y costumbrista de finales del siglo XVIII.

La partitura de Boccherini brilla desde el primer instante en el que la Orquesta de la Comunidad de Madrid inicia, a telón caído, la extensa obertura tripartita que deriva en un dúo de sopranos en escena que, bajo el nombre de 'Huid, corazones' da el pistoletazo de salida a una comedia de enredo, postromántica y con guiños al componente social en la que el lenguaje informal y el humor agradan tanto al público habitual del coliseo como a la audiencia más joven.

La producción, repleta de poesía dramática, presenta a Don Clemente, un hombre viudo y adinerado que tiene dos hijas con personalidades opuestas. Clementina, seria y obediente, contrasta con la frivolidad de Narcisa desde el inicio de una representación en la que el enfrentamiento entre el poder paterno y los deseos de los hijos destaca entre personajes que se mueven como pez en el agua por una escenografía tan vitalista como elegante.


La pieza, basada en la que en 2009 se representara en el Teatro Español, combina diálogos con dos decenas de números musicales, mayoritariamente arias da capo a solo y dúos, dejando espacio también a los tríos, sextetos, recitativos acompañados, coplas y un rondó. Dividida en dos actos que rozan las dos horas y media, la función cuenta con 40 escenas en las que los nueve personajes hacen uso de la comicidad de forma constante mientras que el público se fascina con el gusto moderno con el que se ha creado la casa de Don Clemente, espacio en el que ocurre toda la acción. Reseñables, también, el vestuario con aires venecianos diseñado por Antonio Belart y la potente iluminación de Paco Ariza.

Brillan las voces de las sopranos Carmen Romeu y Vanessa Goikoetxea en los papeles de las hermanas protagonistas y la actuación soberbia de Manuel Galiana como Don Clemente, siendo obligatorio el reconocimiento al trabajo del tenor Juan Antonio Sanabria en el personaje del galán Don Urbano, que se enfrenta en solitario, ya cerca del desenlace, a un aria de dificilísima ejecución llamada 'Hablándome al oído' de la que sale victorioso.

A pesar de una bellísima partitura que recuerda a 'Las bodas de Fígaro' de Mozart, la historia no termina de enganchar hasta que en el segundo acto brotan los sentimientos más puros entre los versos del dramaturgo español Ramón de la Cruz. Una interesante pieza de enredo dieciochesca que entusiasma por su exquisita música y fascinante escenografía a pesar de su agridulce desenlace.


No hay comentarios:

Publicar un comentario