viernes, 7 de agosto de 2015

Mestizaje chino-peruano en Chamberí

EXTRA! 

Uno de los planes más aclamados por los amantes de la gastronomía que viven en la capital es descubrir o revisitar aquellos locales que dejan un buen sabor de boca en todo buen foodie. Espacios como ElTenedor, 11870 y Tripadvisor se deshacen en halagos por multitud de locales que acoge la ciudad de Madrid, algo que ocurre con el hermano pequeño del asiático por excelencia de la ciudad: Sudestada

Siguiendo la filosofía culinaria de Estanis Carenzo, Chifa Comedor se encuentra en la calle Modesto Lafuente, 64 del barrio de Chamberí, a dos pasos de la estación Nuevos Ministerios. Nada más cruzar su puerta metálica, uno observa un pequeño espacio con menos de diez mesas decorado de forma minimalista donde la madera toma protagonismo sin ningún tipo de florituras. Un local sencillo donde apetece sentarse a comer frente a su cocina abierta y a su gran ventanal.

El nombre de Chifa procede de un término que se utiliza en Perú para denominar la mezcla de su comida con la del sudeste asiático. Así,
Asia y Perú se fusionan en este coqueto comedor mediante una intensa fusión de sabores que no dejará indiferente a quienes lo prueben por primera vez. Con una fuerte base de cocina peruana, el chef argentino Estanis Carenzo mezcla de forma natural sabores asiáticos y latinoamericanos creando una deliciosa armonía difícil de olvidar.


Con una carta de un folio muy medida, lo más recomendable es dejarse aconsejar por el servicio de sala. De esa forma pudimos probar varios platos que nos sorprendieron por el mestizaje de sus bocados, como en el caso del cebiche algueado completo, un plato de chicharro (pescado azul), vieiras, pulpo y algas (japonesa y gallega) con hojas aromáticas japonesas, maíz frito, cebollino, cilantro y leche de tigre. Una elección intensa y muy fresca para los más sibaritas.

Degustamos también con gusto las empanadas de pollo y cuitlacoche acompañadas de una salsa de un picante peruano fermentado llamado rocoto, ideal como entrante y muy solicitado entre los más habituales. Los tallarines salteados con carne de cerdo y mariscos son una apuesta segura, elaborada con harina de trigo 100% biológica. Poco menos podemos decir del asado negro con especias chinas en salsa sino-venezolana, con cebolla a la plancha y puré de ñame, una delicia de la que podrás disfrutar prescindiendo del cuchillo gracias a la suave textura de la carne.


Imprescindible culminar la experiencia con uno de los tres postres que contiene la carta, entre los que recomendamos el gustoso vaso de chocolate que a simple vista puede parecer un postre sencillo pero que constituye el broche final perfecto para los amantes del dulce por sus diferentes mezclas y texturas, con ingredientes como brownie, alfajor de chocolate, mousse, helado de chocolate blanco y negro, almendras caramelizadas, chocolate caliente y palitos Mikado. Entendemos que se te haya hecho la boca agua.



Además de poder disfrutar de alguna versión de Cervezas La Virgen, con una receta creada por el equipo de Sudestada, cuentan con una interesante carta de vinos de medio mundo y opción de descorche. A la interesante oferta gastronómica del local se une un servicio de coctelería en el que destaca un híbrido de batido y mojito con cachaça, limón, maracuyá y menta con muy buena pinta y alguna infusión sorprendente para los que se decanten por un final ligero.

Comer en Chifa es toda una experiencia para el paladar, además de un descubrimiento para aquellos que gusten de los nuevos sabores. Una intensa fusión chino-latina de la que se puede disfrutar de lunes a domingo (comidas de 13.30 a 16.00 h. y cenas de 20.30 a 23.00 h.) por un precio medio de 35 euros por persona para la que conviene reservar debido al reducido tamaño del local y a lo solicitadas que están sus mesas. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario