miércoles, 18 de noviembre de 2015

Los malos aires de la ciudad

EXTRA!

La ciudad de Madrid se levantó el pasado viernes con la noticia insólita de que los coches no podían aparcar en el centro de la ciudad como consecuencia de los niveles de contaminación en el aire. Un protocolo al que se unía la limitación de conducir a 70 kilómetros por hora en la M-30 y en las autovías de acceso. Las medidas, muy discutidas por todos aquellos que acuden cada mañana al trabajo en su vehículo, volverían a aplicarse al activarse de nuevo la alarma por alta contaminación.

A los 165 conductores que los radares móviles encontraron circulando por encima del límite establecido por la elevada concentración de dióxido de nitrógeno se les eximirá de la multa debido a la mala gestión informativa de la pasada semana, lo que en palabras del delegado de Seguridad y Emergencias, Javier Barbero, no volverá a ocurrir debido a que la información ya se ha comunicado por todas las vías posibles.


Las motos también han sido incluidas por el Ayuntamiento de Madrid en el catálogo de vehículos contaminantes, viéndose afectadas por las medidas de restricción del tráfico establecidas en el plan de actuación del Consistorio municipal. Según la concejala de Medio Ambiente, Inés Sabanés, 'las motos emiten lo mismo o más que los coches de gasolina'. El Ayuntamiento confirma así que la emisión de óxidos de nitrógeno de las motos que más recorridos realizan por el centro es superior al de los coches, algo que choca con la decisión del anterior equipo municipal, que las excluyó en el último instante debido a que sólo suponen el 8,8% de los desplazamientos por el centro.



Los que defienden el uso de las motos para mejorar el tráfico se oponen a esta decisión tanto como los que verían perjudicial para los usuarios habituales del transporte público que los días con altos niveles de contaminación su uso fuese gratuito, como se ha propuesto. Lo que está claro es que si tienes una moto o ciclomotor, tener un buen seguro que gestione tus multas y te asista en carretera es indispensable. Los de La Mutua ofrecen los servicios más completos a un precio imbatible para aquellos que hacen de la moto su medio de transporte habitual.


Es una pena que por culpa de la falta de concienciación sobre la contaminación, la atmósfera de Madrid se sature de dióxido de nitrógeno hasta el punto de tener que tomar restricciones como las mencionadas. El aire que respiramos en la ciudad no es bueno desde hace años, aunque parece que es ahora cuando los gobernantes empiezan a ponerse serios.


No hay comentarios:

Publicar un comentario