viernes, 15 de enero de 2016

Un juego de misterio y balas

EXTRA! 

La nueva película del afamado director estadounidense Quentin Tarantino, 'Los odiosos ocho', no sólo es una de las cintas más esperadas del año, sino también uno de los largometrajes que más noticias ha generado antes de su estreno. El autor vio decaer sus ánimos cuando el guión fue filtrado en internet, por lo que decidió aparcar el proyecto. Por suerte, al poco tiempo, retomó este trabajo para concluirlo en 2015. Sin embargo, pronto se encontraría con un nuevo bache y es que, hace poco más de un mes, se publicaba la información del golpe atestado a Hollywood por parte de unos hackers que se habían hecho con una treintena de producciones. Frente a tantas adversidades, el proyecto ha seguido adelante, llegando a la cartelera española este viernes 15 de enero.

John Ruth (Kurt Rusell) es un cazarrecompensas que lleva a una peligrosa delincuente, Daisy Domergue (Jennifer Jason), hasta Red Rock para que sea ahorcada. En el camino, coincide con otro cazarrecompensas, Marquis Warren (Samuel L. Jackson), y el sheriff del pueblo al que se dirigen, Chris Mannix (Walton Goggins), que se suman a la diligencia. Antes de llegar a su destino, deciden parar en la posada de Minnie's Haberdashery debido al mal tiempo. En su interior, coinciden con el general Sandy Smithers (Bruce Dern), el verdugo Oswaldo Mobray (Tim Roth), un mexicano que dice estar a cargo de la cabaña, Bob (Demian Bichir), y un visitante que está de paso, Joe Gage (Michael Madsen). Lo que empieza como un agradable encuentro entre hombres se convierte en la búsqueda de asesinos, compinches y víctimas en un juego que requiere de la paciencia del espectador durante las casi tres horas de metraje.

Tratándose de Tarantino, resulta inevitable identificar algunos homenajes. La estructura narrativa parte del clásico método deductivo de la escritora británica Agatha Christie para entregar un producto influido directamente por el spaguetti western, uno de los géneros favoritos del autor. Sin ir más lejos, la producción cuenta con la figura indispensable del compositor italiano Ennio Morricone, todo un icono del género a disposición de una banda sonora perfecta para crear un ambiente de suspense bañado por la violencia. Igualmente, se encuentran reminiscencias de su propio cine, entre las que destaca la similitud en su tercio final con 'Reservoir Dogs'.


La historia, dividida en seis capítulos, se prolonga más de la cuenta, generando algún que otro altibajo en un ritmo pausado. El realizador no olvida intervenir en algún instante, como lo hace en cada una de sus obras, pero esta vez se limita a cumplir con la figura del narrador omnisciente. Los diálogos cargados de humor punzante se combinan con escenas de intenso desenfreno que enrarecen un ambiente hogareño inicial que desemboca en una sensación claustrofóbica. Y es que, a excepción del inmenso paraje nevado de Wyoming al más puro estilo 'Fargo' que se observa durante los primeros instantes de la cinta, el espectador permanece encerrado en la casa como testigo de las acusaciones entre personajes.

En el excepcional elenco, encabezado por una nueva participación de Samuel L. Jackson, destaca la intervención de la única mujer, Jason Leigh, brillante en las escenas finales, por lo que no es de extrañar su nominación al Oscar como mejor actriz de reparto. Al plantel inicial se suman los actores James Park, en el papel de O.B. Jackson, y Channing Tatum como Jody, que aparece en pantalla de forma espectacular con una sorpresa que pone en evidencia el gran genio del cineasta.

El espectador entra en un curioso juego de misterio en 'Los odiosos ocho', una producción que reúne la esencia de Tarantino. Es evidente el gran disfrute del autor a la hora de desarrollar esta historia, a pesar de todos los imprevistos que se han sucedido antes de poder exhibirla. En parte, el trabajo se ha visto compensando con tres nominaciones a los Oscar, aunque ha sido extrañamente ignorado en las categorías principales.


No hay comentarios:

Publicar un comentario