jueves, 17 de marzo de 2016

Soñando Venezuela en La Cuchara

EXTRA!

El alargado local de colores vivos suele abarrotarse para degustar el brunch venezolano por excelencia en la capital. Situado en el número 82 de la calle Conde de Peñalver, en el barrio de Salamanca, La Cuchara transporta al comensal a un microclima sureño, donde la cálida y vivaz atención de la copropietaria y jefa de sala, Ivanhova Humpierres, acierta al servir la bebida conocida como papelón de limón, que se mueve entre el dulce y el ácido, obtenida a partir del jugo de la caña de azúcar. 

El brunch dominical del restaurante cuenta con tres opciones que recorren el país tropical: tradicional, caraqueño y oriental, cuya elección se complementa con un entrante a elegir entre chupe (sopa) de pollo, ensalada César de berros y rúcula o tequeños por un precio de 25 euros que incluye bebida, postre y café. 

Un placer para el paladar degustar icónicos elementos de la cocina venezolana como arepas y tequeños. Los primeros, servidos en el punto justo de calor y sin rebosar de aceite la masa. Este rollito relleno de queso suave convence como entrante a toda comida que se precie. La arepas, ligeras y sabrosas, especialmente la de queso fresco con caraotas (judías negra)La intensidad de sabor aumenta al mismo tiempo que las texturas se complican. Es el momento de dejarse seducir por los coquetos patacones con guacamole y pico de gallo, con crujiente base de plátano macho triturado y frito. Algo habitual es que la música de Jorge Durán y su Jalea de Mambo amenice las conversaciones de los presentes.


De lunes a viernes no hay brunch, pero sí un menú del día a 10,95 euros inspirado en la cocina mediterránea pero con el corazón en Venezuela, incorporando sutiles toques de aquella cultura. Aparte, el restaurante dispone de una carta con una buena muestra de la gastronomía venezolana, entre la que se encuentran las agridulces y deliciosas mini cachapas con queso guaranés, elaboradas a partir de maíz y el pabellón criollo, un timbal de arroz blanco, caraotas, carne mechada y tajadas (plátano frito).

Entre los postres más destacados, un bizcocho tres leches, jugoso y equilibrado que se elabora con bizcocho desmigado bañado en leche normal, condensada y evaporada, así como cascos de guayaba con queso fresco y, por último, el quesillo, un terso pastel que se asemeja al tocinillo de cielo. El helado, la tarta de chocolate y el yogurt con miel son otras de las opciones con las que concluir la visita.

Si bien los inicios fueron complicados, según explica el jefe de cocina y segundo copropietario del local, Leonardo Araujo, lo cierto es que el espacio se queda pequeño, al menos los domingos. La buena acogida de sus platos les ha llevado a instalar su propio food truck en eventos tan de moda como el Mercado de Diseño o Madreat. Algunas de las preparaciones del chef se pueden seguir paso a paso en el blog Leo en la cocinaCon la mitad de la clientela española y la otra mitad venezolana, La Cuchara ofrece una experiencia culinaria enriquecedora para los que buscan algo diferente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario