martes, 19 de abril de 2016

Un billete gastronómico en primera clase

EXTRA! 

Paseando por el barrio de Chamberí nos damos cuenta de que un nuevo local ha llegado a la capital para llevarnos de viaje por medio mundo a través de sus platos. Roll Station Restaurant & Coffe Co. se sitúa en el número 68 de la calle Santa Engracia, donde sin necesidad de maletas podemos disfrutar de su carta, trasladándonos a la ciudad que elijamos gracias a los creadores de La Rollerie y Canel Rolls.

Roma, Bombay, Budapest, Frankfurt y Estambul son sólo algunas de las paradas que ofrece este nuevo local en una experiencia gastronómica que busca la conquista del comensal mediante una divertida puesta en escena y su cocina non stop. Dividido en dos plantas con mesas altas y bajas, además de dos barras, domina una estética cuidada hasta el último detalle para que los clientes disfruten de un viaje gastronómico inolvidable.

Una vez que se cruzan sus puertas se observa la gran locomotora que atraviesa el túnel de entrada. Si eres de los que les gusta viajar a primera hora de la mañana, Roll Station ofrece un billete en primera para degustar sus desayunos a partir de las 08.00 h., destacando entre su carta más golosa los exquisitos rolls de canela. Si eres más de salado, decántate por alguna de sus variedades de pan rústico (perfectos para aderezar con los aceites de la casa), la empanada de maíz o los ya conocidos desayunos ingleses y americanos. Y para aquellos que no sean tan madrugadores, pero sí amantes de un buen tentempié a media mañana, atentos al brunch (que se alarga hasta las 16.00 h.), por 12,50 euros, que se ofrece durante toda la semana.


Entre las platos más recomendables, el  ravioli de carpaccio de ternera inverso, los Bao Buns con pernil de cerdo y salsa kimchi o los caracoles bourguignon en tierra de olivas son algunas opciones para abrir boca. Las ensaladas, sopas y cremas de temporada también están presentes. No faltan las croquetas de jamón ibérico, rabo de toro o calabacín, ni el tartar de atún rojo o de salmón ahumado o el delicioso timbal de pabellón criollo que nos traslada al otro lado del Atlántico.

Apuestan fuerte por su sándwich Wagon, una versión elaborada con  hojaldre o tortilla de trigo que hace alusión a sabores de medio mundo: París, Madrid, Oslo, Tijuana y Estambul. También sobresalen los diferentes tipos de patatas y, para fortuna de los amantes del dulce, sus postres. A los rolls de canela se suman las tortitas con nata, los gofres o la especialidad de la casa, los sweet Wagon sándwich. Y por si alguno sólo busca una breve parada, sus cervezas, copas de vino, cócteles o tés son otra opción.

Con un precio medio de 12 euros por comensal y un amplio horario de apertura (de 08.00 a 00.00 h.; viernes y sábados hasta las 02.00 h.), todos aquellos que se acerquen a Roll Station podrán decidir qué ruta tomar en un viaje innovador que estimula el sentido del gusto en un espacio que promete dar que hablar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario