lunes, 6 de junio de 2016

La zarzuela se pone al día

EXTRA!

Zarzuela y Madrid son dos términos inevitablemente unidos. Fue aquí donde alcanzó su máximo esplendor durante el cambio de siglo y donde trabajaron sus autores más famosos (Barbieri, Bretón, Chapí y otros tantos). Querida y amada por el pueblo madrileño (siempre representado en sus escenas) el paso de los años ha relegado la zarzuela al deleite de unos pocos nostálgicos, estudiosos y puristas. Es por eso que el Teatro de la Zarzuela, bastión indiscutible del género, se ha decidido a renovarlo con la producción '¡Cómo está Madriz!', sobre las tablas hasta el 12 de junio.

En este trabajo, el afamado director teatral Miguel del Arco fusiona dos conocidas zarzuelas, 'La Gran Vía' y 'El año pasado por agua', ambas fruto del célebre dúo que formaron Federico Chueca y Joaquín Valverde. Las obras originales se desarrollan como un viaje onírico en el que el protagonista se encuentra con personajes alegóricos que van retratando las alegrías y miserias de Madrid y sus ciudadanos.

Aprovechando el formato, del Arco lleva a Paco (Paco León), madrileño con domicilio en la Plaza Mayor, hasta el momento en que la ciudad está a punto de poner en marcha el proyecto urbanístico de la Gran Vía. En el sueño va conociendo, a través de números musicales de ambas zarzuelas, a la endeudadísima Municipalidad, sus calles y monumentos, así como a los personajes ilustres de la época, de Valle-Inclán a Machado, pasando por el mismímo Barbieri, padre del género chico.

La actualización que se pretende viene de la mano del colosal trabajo de escenografía y caracterización de los personajes: la bigotuda calle Libertad se calza los tacones y enarbola la bandera arcoíris, las ratas de 'La Gran Vía' se transforman en conocidos corruptos contemporáneos, doña Virtudes es sospechosamente parecida a cierta presidenta chulapa y Pablo Iglesias Posse se confunde hábilmente con Pablo Iglesias Turrión.


Del mismo modo que el reparto precisaba de un gran esfuerzo para conectar con nuestro tiempo, '¡Cómo está Madriz!' demuestra la sorprendente actualidad de los libretos zarzueleros. Tanto es así que los textos continúan fieles a la escritura de Felipe Pérez y Ricardo de la Vega a finales del siglo XIX. Con caras nuevas, las letras revelan cómo las polémicas y penurias del pueblo madrileño parecen persistir con el paso de los siglos.

Lo antiguo y lo nuevo encaja a la perfección gracias al espectacular esfuerzo del elenco, tanto de los actores como de los cantantes, que se entregan a sus personajes con energía y convicción contagiosas. Mención especial merecen el barítono Luis Cansino y la soprano María Rey-Joly, que junto con Paco León dirigen y reparten el ritmo de forma magistral. El potente apoyo audiovisual y escénico así como el cuidado trabajo de vestuario hacen que el montaje sea ágil y absorbente, aun cuando el formato onírico y la rápida sucesión de escenas dificultan seguir el hilo conductor.

El aspecto negativo lo pone una parte del público abonado del Teatro de la Zarzuela. Representar una felación a un cardenal o parodiar a Esperanza Aguirre y Luis Bárcenas parece motivo de indignación en pleno siglo XXI. No sólo hay quien se marcha de la sala sonrosado sino que quedan indeseables que, pese a sufrir con la obra, aguantan hasta el final para abuchear e increpar al elenco y recordar que la libertad de expresión es sólo para los que piensan como ellos. Afortunadamente, tanto actores, cantantes y músicos como la mayoría del público manejan la situación con la alegría característica de la producción. 

Quien crea que la zarzuela es un género blanco e inocente quizá debería recordar que 'La Gran Vía' sufrió la censura de la época por poner de vuelta y media a las fuerzas policiales de la época en 'El vals de la seguridad' (incluido en esta versión). La zarzuela siempre fue burla y no hay burla posible sin crítica feroz. Aplauso sin reservas para Miguel del Arco y todo el equipo por entender que hay que reírse sin complejos de nuestras miserias y contradicciones, y que la zarzuela aún puede ser el mejor medio para hacerlo. Una obra que no se deben perder.


No hay comentarios:

Publicar un comentario