Tu medio digital sobre ocio y cultura en Madrid

jueves, 22 de septiembre de 2016

Cuando los colores son una amenaza

EXTRA!

La sociedad avanza despacio. En un mundo donde esperar abrumantes colas para probar el último hito en tecnología es una estampa habitual, el acoso escolar constituye una realidad que se responde con evasivas. La producción teatral 'El pequeño poni', que se puede ver en el Teatro Bellas Artes hasta el próximo 16 de octubre, aborda este conflicto desde el punto de vista familiar en un montaje sobrio basado en los hechos reales que ocurrieron durante el año 2014 en Estados Unidos.

Los conocidos actores María Adánez y Roberto Enríquez se encargan de dar vida a los padres de un niño rechazado por llevar colgada a la espalda una mochila de colores basada en la serie infantil 'My little pony'. La dramaturgia original de Paco Bezerra denuncia de esta manera los casos de los pequeños Grayson Bruce y Michael Morones, que fueron marginados por la misma causa.

Con interpretaciones instaladas en el tono de la desesperación, la confrontación de opiniones de los progenitores muestra dos maneras de hacer frente a la persecución en las aulas. Por una parte, defender la libertad del individuo. Por otra, tratar de proteger al niño adaptándolo a la absurda opinión de la mayoría. La austera puesta en escena de Luis Luque invita a iniciar un viaje claustrofóbico por las rincones más oscuros de la mente humana. El director, que fue víctima de acoso en su infancia, denuncia así los peligros de quienes deciden desentenderse frente al bullying.

'Estoy cansada de vivir' fue el mensaje que Arancha, una madrileña de 16 años, mandó a sus amigas la misma mañana en que se suicidó tras las reiteradas agresiones de su acosador. Diego dejó a sus padres una emotiva carta en la que lamentaba que no hubiera manera de dejar de ir al colegio antes de arrojarse por la ventana de su casa, también en Madrid. Jokin se mató tirándose al vacío desde la muralla de Hondarribia tras padecer un tormento durante dos años por parte de sus compañeros de clase.


La incomodidad que estos hechos suscitan en los agentes del sistema educativo es directamente proporcional a la ineficaz protección que parecen seguir teniendo los escolares, con una escasa formación del profesorado en la materia e insuficientes orientadores en los centros. Durante la obra, el elemento extraescénico de un amenazador colegio mantiene al espectador en tensión, salvando así el escaso dinamismo de la estructura lineal.

Los hechos desencadenados en Estados Unidos han convertido a los ponis de colores en el estandarte más visible de la lucha contra la violencia en las aulas. En España, personajes como Aless Gibaja se alzan como defensores de la diversidad utilizando su influencia en las redes sociales para combatir un problema social. En esta lucha, la mediación entre acosadores y el resto de alumnos, que deben identificar como incorrecto el comportamiento hostigador, parece ser la mejor y más eficiente solución.

El conflicto que se presenta ante los espectadores se sustenta sobre una hermosa metáfora cuya resolución provoca la reflexión y refuerza las estrategias de eliminación del acoso. La obra, de hora y media de duración, anima a que carguemos con una mochila que habla de respeto e igualdad en una sociedad dominada por el poder y los prejuicios.


No hay comentarios:

Publicar un comentario