lunes, 17 de octubre de 2016

La evolución constante de Manel

EXTRA!

El pasado viernes 14 de octubre, el grupo de pop-folk catalán Manel presentó su último trabajo, 'Jo competeixo', en la sala Joy Eslava de Madrid. Este álbum, con el que alcanzaron el número uno en la lista de los más vendidos en España, muestra la consolidación de su estilo, su evolución coherente y madura, y el peso que han ido adquiriendo en los últimos años desde que en 2007 se dieran a conocer en el Concurso de Maquetas Sona9.

Con las entradas agotadas, al igual que en el resto de conciertos que ofrecieron durante la misma semana, la sala se abarrotó poco después de la apertura de puertas. El grupo colombiano Pedrina y Rio comenzó a animar a un público dispuesto a pasárselo bien. Con su pop alegre y divertido, que se ha popularizado en España tras su incursión en la banda sonora de la película de Paco León 'Kiki, el amor se hace', la banda cumplió su función amenizando la espera, instaurando el optimismo y sorprendiendo con sus atrevidos vestuarios. Dejaron un buen sabor de boca al despedirse con su hit 'Enamorada'.

A las nueve de la noche, Manel apareció en escena. Destacó el contraste entre la extravagancia del grupo anterior y cierta sobriedad de los cuatro músicos catalanes. Quizá por esta comparación o porque les costó entrar en materia, los integrantes de Manel se mostraron retraídos en sus primeras canciones. En la sala abundaban los fanáticos del grupo, pero hasta ellos necesitaban un impulso para dejarse llevar en el arranque. Tras 'Les cosines' y 'BBVA', primeros temas interpretados, los asistentes se mostraban deseosos de un plus de entusiasmo, de más fuerza.

Las luces y la escenografía quizá fueron un obstáculo en un primer momento. Con una iluminación a contraluz que enfocaba a los integrantes del grupo desde atrás, Guillem, Arnau, Martí y Roger, quedaban ocultos en la sombra. Tras algunas anécdotas contadas por Guillem sobre la inexperiencia y juventud con la que hace unos años habían debutado en el mismo reciento, llegó el turno de canciones como 'Desapareixíem lentament' o 'Temptacions de Collserola', que fueron enganchando al público. La música de la banda consiguió incitar a todo tipo de bailes y al particular movimiento de caderas del vocalista.


Hubo que esperar media hora para que con 'Boomerang' los asistentes se vinieran arriba y corearan con energía uno de los temas más esperados. Martí y Roger, a las guitarras y al teclado respectivamente, también se fueron relajando desde un momento tras el que los éxitos y estribillos pegadizos lo inundaron todo. 'Ai Dolors', los ritmos caribeños de 'La serotonina' y 'Al mar!' convirtieron la Joy Eslava en una fiesta.

La consolidación de la banda catalana, tras casi una década de carrera, es indudable. La búsqueda que han llevado a cabo a lo largo de los años y los trabajos previos se unen en un disco del que sonaron todas las canciones salvo 'Avança, vianant'. Tras dejar atrás el ukelele y reforzar las guitarras y el estilo rockero, todo ello sin perder un ápice de su esencia ni descarrilar por el camino, Manel ha llegado a una madurez que va colgando el sold out por toda la geografía española.

Tras hora y media de directo llegaron los bises. Con 'Jo competeixo', 'Teresa Rampell' y 'Sabotatge', el show alcanzó su culmen. El público puso en práctica sus mejores pasos, coreó cada estribillo y aplaudió satisfecho al ritmo de la famosa bachata 'Obsesión'. Cerca de un millar de seguidores se contagiaron del trabajo bien hecho de una formación que constata que sin la música la vida sería un error.


Texto de Estela Cayón.
Fotos: David Molina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario