viernes, 25 de noviembre de 2016

Los incomprendidos The Stooges

EXTRA! 

La carrera del famoso director estadounidense Jim Jarmusch sigue imparable, siendo uno de los cineastas que mayor presencia tuvo en la 69 edición del Festival de Cannes, en donde presentó su última obra, el poético drama 'Paterson', que llega a los cines españoles el próximo miércoles 7 de diciembre. Durante el mismo certamen, el autor lanzó fuera de concurso un nuevo título en forma de documental que muestra la trayectoria de una de las bandas clave de la subcultura punk y el garage rock a finales de la década de los 60 y principios de los 70, The Stooges. Su líder, el inigualable Iggy Pop, no quiso perderse el conmovedor estreno de un proyecto que le lleva a sumergirse de lleno en sus recuerdos. Con el nombre de una de sus más populares canciones, 'Gimme danger', la producción plasma la estrecha relación entre el cantante y Jarmusch, como ya se puso de manifiesto en títulos como 'Coffee and cigarrettes' y 'Dead man'.

Con su esperado estreno el viernes 25 de noviembre, los seguidores del mítico grupo podrán asistir a sus comienzos en pleno Detroit, con un joven James Osterberg que acabaría convirtiéndose en todo un icono. Su debut con el homónimo 'The Stooges' fue seguido de 'Funhouse', dos álbumes que se convirtieron en los pilares de su música, aunque en el momento de su lanzamiento pasaran desapercibidos. El vocalista disfrutaba sobre pequeños escenarios con su característico e histriónico contoneo, ganándose en más de una ocasión el repudio del público. Los efectos de la heroína no tardarían en destruir una formación que inesperadamente quedaría registrada en los anales de la historia. Tanto Iggy Pop como el batería, Scott Asheton, sobrepasaron los límites, mientras que su discográfica, Elektra Records, no dudó en rescindir cualquier vinculación con ellos.

Jarmusch recoge acontecimientos como el momento en el que David Bowie se interesó por el cantante a fin de crear una nueva versión de The Stooges. Su fugaz aventura en las islas británicas les llevó a grabar 'Raw Power' con el sello Columbia Records, que corrió la misma suerte que sus antecesores, desintegrándose la banda de nuevo en 1975, antes de lanzar su cuarto disco. Osterberg acompaña al espectador por su trayectoria durante estos años a través de declaraciones repletas de detalles y una gran dosis de humor. Tal vez sea una de las pocas ocasiones en las que se puede disfrutar del lado más sensato de la estrella, que relata los episodios más oscuros de la banda, sin dudar al entonar un mea culpa como si pretendiese cerrar ciertos capítulos pendientes. La estrella regresa al pasado con gran cariño, apoyándose en sus compañeros de batalla, a quienes considera indispensables.


Apartado del aire experimental que rodea su filmografía, Jarmusch inicia la narración dejando clara su admiración por el grupo proyectando una atractiva radiografía que fluye en la nostalgia, en contraste con la provocación que ya de por sí despierta una trama tan suculenta. El brillante trabajo de documentación, compuesto por imágenes de archivo e incluso fragmentos de animación, no viene sino a revelar que el momento histórico en el que surgió The Stooges fue el adecuado. Su irrupción fue totalmente incomprendida, con un público que les arrojaba todo tipo de objetos frente al descaro y desenfreno de un cantante irrepetible. Aquellos tiempos salvajes transcurrieron de manera fugaz para los componentes, deteniéndose la cinta en cada delirio para realizar una descripción rigurosa.

El documental no se olvida de incluir grabaciones del esperado regreso a los escenarios de Iggy Pop en el Festival de Música y Artes de Coachella Valley del año 2003 junto al guitarrista James Williamson, el bajista Mike Watt y el batería Toby Dammit, como broche final a un retrato personal realizado bajo la edición compartida del brasileño Affonso Gonçalves, que ya trabajó anteriormente con él en 'Sólo los amantes sobreviven' y del que podremos disfrutar próximamente con 'Paterson', con Adam Kurnitz, más habituado al formato documental. Los temas más míticos de la banda, como la provocativa 'I wanna be your dog', 'Fun house' o la indispensable 'Gimme danger'desfilan entre conciertos y actuaciones televisivas.

Cuando los créditos comienzan a deslizarse, Jarmusch remata la producción con un collage de fotografías de la banda que ponen un punto final reivindicativo con portadas de discos de reconocidos grupos que se han visto influidos por Iggy Pop y los suyos, tales como Siouxsie and the Banshees, Gang of Four, Sex PistolsDead Boys. 'Gimme danger' es un homenaje al músico californiano Steve Mackay y a los antiguos componentes de The Stooges, como el bajista Dave Alexander el guitarrista Ron Asheton y el baterista Scott Asheton, a quien se hace una mención especial al cumplirse dos años de su fallecimiento. Toda una delicia para los amantes de la música que deseen profundizar en uno de los fenómenos más interesantes e incomprendidos del siglo XX.

No hay comentarios:

Publicar un comentario