jueves, 10 de noviembre de 2016

Un homenaje gastronómico a Lina

EXTRA! 

Con casi un siglo de actividad escénica, desde que en el año 1919 fuera inaugurado como cinematógrafo sobre los terrenos de un antiguo hospital, el Teatro La Latina ha servido de hogar de artistas que forman parte del patrimonio español. Arraigado en el Madrid ancestral, puede presumir de ser uno de los espacios más emblemáticos de la capital, donde es fácil escuchar los ecos de los millones de espectadores que han disfrutado de su programación.

Ubicado en la Plaza de la Cebada del barrio que le da nombre, tras décadas de éxitos y el mérito de presenciar los primeros pasos sobre las tablas de una desconocida Lina Morgan, estuvo a punto de desaparecer en 1977, cuando la famosa artista lo alquiló para acabar adquiriéndolo años después y convirtiéndolo en el espacio cultural de Madrid por excelencia. Hoy, que quienes nos reíamos con 'Hostal Royal Manzanares' y nos acordamos de aquellas tardes viendo con nuestros abuelos Cine de Barrio echamos de menos a Lina, contamos con un rincón gastronómico junto al que fuera su famoso teatro que rinde homenaje a la desaparecida vedette.

LaLina Gastrobar recibe al cliente con uno de los trajes que la artista lució en cientos de ocasiones sobre las tablas, además de con pinturas de varios autores y fotografías inéditas que muestran a quien fuera una de las más grandes actrices del teatro español. Incluso la carta, basada en los tres actos de una obra, recuerda la carrera de la intérprete, con nombres de platos como 'La tonta del bote' o 'La chica del surtidor'.

De techos altos, en un hangar anexo al conocido teatro, LaLina actualiza la antigua cafetería del espacio escénico acogiendo habitualmente una curiosa mezcla de actores, músicos y público de las funciones con turistas y vecinos del barrio.  El ladrillo visto y la madera ayudan a conservar el ambiente cultural de un espacio dividido en tres estancias: un salón donde disfrutar de la carta, una zona de copas frente a la barra propicia para la coctelería y una pequeña terraza donde probar sus tapas al aire libre.


Al desafío de Lara Franco, vinculada desde hace años al mundo de la restauración y el ocio en Madrid, de poder preparar la mayoría de los platos de la carta sin gluten (tras ser diagnosticada de celiaquía), se unieron su amiga de la infancia Lorena López y el decorador Iván Garrido como propietarios de un local funcional en el que a menudo se realizan ruedas de prensa, rodajes, clases de inglés colectivas, catas y monólogos, destacando su disponibilidad a la celebración de eventos en su interior.

Mucho estábamos tardando en hablar de una carta arriesgada que sorprende a todo tipo de paladares al adaptarse en su mayoría al comensal celiaco (se evita la contaminación cruzada), con numerosas opciones para vegetarianos. La fusión gastronómica de la cocina española y japonesa distingue platos castizos de opciones japonesas, además de presentar una combinación de ambas con productos frescos y ecológicos. El take away y el servicio de catering también tienen su público.

Entre los platos más demandados, los makis vegetales de pepino, aguacate y crema ligera de queso, que brillan por su frescura y suavidad en boca. La mayoría de la carta se puede pedir en formato tapa o ración, en función del apetito que se tenga. El tartar de salmón con vinagreta de pomelo y lima es muy recomendable, con una mezcla de sabores que encajan bien y no se ahogan ente sí. Otro buen consejo sería lanzarse a por sus croquetas de boletus y a por las gyozas, disponibles con diferentes ingredientes. Entre los postres nos quedamos con su coulant de chocolate, una buena guinda con la que finalizar la velada. Ojo también a la coctelería y al culto que se rinde al vermú los fines de semana.

El menú de mediodía a 9,95 euros (pan, postre y bebida incluido), los menús temáticos (japonés o madrileño) a 15 y su menú degustación en seis pasos a 30 son algunas de las interesantes opciones de un local que promete atrapar a grupos de amigos, familias y compañeros de trabajo que busquen un sitio con encanto donde brindar.


1 comentario: