martes, 31 de enero de 2017

Increíbles rarezas en Tribunal

EXTRA! 

Como si de un cuento de hadas se tratase, un 'Once upon a time...' abre la carta de Raro Rare. Es justo en ese momento en el que te das cuenta de que cualquier opción que escojas te va a sorprender. Situado frente al Museo de Historia y al parque de Tribunal, el conocido empresario madrileño Carlos Moreno Fontaneda abre su tercer local en la calle Barceló, 5. Tras el éxito de El Perro y la Galleta, (Claudio Coello, 1) y de Bar Galleta (Corredera Baja de San Pablo, 31) se lanza a conquistar al público más raro de la capital con una original propuesta gastronómica que no deja indiferente.

Un espacio lleno de luz, gracias a las grandes cristaleras por las que se asoman los transeúntes, se embellece con suelos de madera, mesas de mármol y latón dorado, así como sillas de madera natural, muebles con muchos años de historia y cabezas de unicornios en las paredes. Los frascos de farmacia antiguos, las flores en formol, además de las mariposas, corales y langostas, comparten protagonismo con una pintura de la diosa Hera que preside el salón junto a diferentes lámparas y un sinfín de detalles que enamorará a los amantes de la decoración y sorprenderá a aquellos que se dejen llevar por su mundo de ensueño.

El nombre del espacio está compuesto por dos palabras: raro, definido por la Real Academia Española como algo extraordinario, poco común o frecuente; y rare, que se entiende como algo poco hecho, vuelta y vuelta. Uno se puede percatar en el local de que lo extraño es también excepcional y de que los platos están compuestos a partir de una creativa cocina fusión. Inspirados en las últimas tendencias de los restaurantes más punteros de Londres y Nueva York, el cliente puede disfrutar en Raro Rare de una curiosa mezcla de sabores y texturas que se convierte en una auténtica experiencia culinaria.


Para ir abriendo boca los mejillones sweet chili con cebolla sobre lima, llamados Meji Meji, se presentan como una refrescante y divertida explosión de sabores. Sus alcachofas confitadas con queso emmental, gamba al ajillo y polvo de cecina, bajo el nombre de Chofas, es uno de los platos más aclamados hasta ahora. Los amantes del ceviche peruano pueden disfrutar de este manjar acompañado de gambón con leche de tigre de aji amarillo. Excelente el giro de 360 grados que dan al típico guiso cordobés, el famoso rabo de toroque se desmiga y llega acompañado de una crema de berenjena y bisque de marisco, combinando a la perfección la carne y los sabores del mar en un plato denominado Bullbere.

Sorprenden sus dados de atún crudos con salsa de curry verde picante de verduras y arroz, un plato llamado Curretuna que con algo de calor se convierte en todo un acierto. Para los más atrevidos se recomiendan las ancas de rana con mayo de cilantro y mojo rojo (Frogi) o las crestas de gallo rebozadas, acompañadas de polenta, kikos y palomitas (Cresto). Por el momento, no hay lugar para el postre, aunque es posible disfrutar de un buen café mientras te endulzas la mirada con la original decoración del local.

Abierto de domingo a jueves de 13.00 h. a 01.00 h. y los viernes y sábados de 13.00 h. a 02.00 h., Raro Rare se ha convertido en el local del que todo el mundo habla en la zona, presumiendo de ser un espacio para los más extravagantes de la capital en el que, por un precio medio de 35 euros, se da por sentado el disfrute de una asombrosa velada en el pintoresco barrio de Malasaña.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada