jueves, 12 de enero de 2017

La sorpresa como leitmotiv: antología de un salto

EXTRA! 

Philippe Halsman es uno de los fotógrafos más reconocidos del siglo XX por muchos motivos: posee el récord de portadas publicadas de la prestigiosa revista 'Life' (le llegaron a editar más de 100), retrató para la posteridad el salto más famoso de la popular actriz Marilyn Monroe y llevó a cabo una extraordinaria colaboración con el creador surrealista Salvador Dalí. Sin embargo, lo que verdaderamente le hace único es su capacidad para sorprender a través de un estilo fotográfico directo y expresivo, con un enorme dominio técnico y una constante experimentación con el medio.
'¡Sorpréndeme!' es el título que CaixaForum Madrid da a la retrospectiva más completa realizada hasta la fecha de la obra del artista letón estadounidense. El título procede del leitmotiv que adoptó el propio Halsman al conocer una anécdota en la que el escritor y cineasta francés Jean Cocteau le preguntó al fundador de los ballets rusos, Serguéi Diáguilev, qué podía hacer para colaborar con él. '¡Sorpréndeme!', le respondió. La muestra, que reúne más de 300 fotografías, está comisariada por Sam Stourdzé y Anne Lacoste y permanecerá en la capital hasta el próximo 26 de marzo, siendo una de las exposiciones más atractivas de la temporada tras el éxito cosechado en espacios como el Museo del Elíseo (Lausana), el Jeu de Paume (París), el Kunsthal (Rotterdam) y CaixaForum Barcelona.
La obra del creador se presenta en un recorrido distribuido en cuatro apartados. El primero se centra en su etapa en el París de los años 30, época en la que supo sacar partido de dos negocios en expansión en ese momento: las revistas y la publicidad. Es entonces cuando comienza a ahondar en una de las claves de su trayectoria: el retrato psicológico. Frente a su objetivo comienzan a posar personalidades como el Nobel de Literatura André GideLas siguientes secciones se corresponden con su período neoyorquino, dividiéndose en sus tres grandes intereses: los retratos de personajes populares, las puestas en escena y la surrealista colección de ideas fotográficas que desarrolló con Dalí.

Halsman no sólo destacó en su faceta más profesional y publicitaria, algo que se demuestra en la exhibición a partir de sus proyectos más personales, con los que pudo seguir experimentando. En 'Jumpology' el artista mezcla su interés por la puesta en escena con su talento como retratista. El autor busca que los famosos que protagonizan las portadas se relajen y al saltar revelen su verdadera personalidad. Además de Marilyn Monroe, posaron frente a su objetivo sujetos de la talla de Grace Kelly, Audrey Hepburn  Groucho Marx. Incluso logró hacer saltar a los mismísimos Duques de Windsor.
Al final del recorrido se profundiza en la estrecha relación que mantuvo con Salvador Dalí y que dio lugar a numerosas colaboraciones durante más de 40 años. Por supuesto, el famoso bigote del catalán llamó la atención de Halsman, al que dedicó la serie 'Dalí’s Moustache', en la que la labor de postproducción se vuelve esencial al mismo tiempo que el simbolismo centra la atención.
En los últimos tiempos parece que hemos perdido la capacidad de sorprendernos debido a la multitud de información, imágenes y productos que intentan llamar nuestra atención. Pero la sorpresa es algo mucho más simple de lo que imaginamos. Philippe Halsman lo sabía y esa fue su gran baza, siendo uno de los primeros en enfrentarse a tal sobrecarga, lo que le llevó a luchar por presentar historias más potentes que las de la televisión. El suyo es un ejemplo de que la capacidad de sorprender es una de las bases del éxito.


No hay comentarios:

Publicar un comentario