jueves, 16 de febrero de 2017

Estamos De Patata Madre

EXTRA! 

Siempre es una buena noticia que se amplíe la oferta gastronómica de Madrid con propuestas arriesgadas que no dejen de lado la calidad y los precios competitivos. En De Patata Madre se respetan estas máximas para alumbrar una variada carta cuyo eje central son las patatas asadas como nunca antes las habíamos degustado. El espacio donde todo esto sucede se encuentra en Chamberí, próximo al metro Bilbao, en el número uno de la calle Cardenal Cisneros, emplazamiento poco pagano para un local que es pura fiesta.

Desde el punto de vista nutricional, se agradece que la materia prima de este restaurante desenfadado vaya más allá de la manida carne de hamburguesa. La patata asada no sólo atiende a un método de cocción libre de grasas, sino que es amable con el cliente vegetariano, que agradece propuestas como Laberinto, una patata rellena de abundantes setas con reducción de vino de Oporto y huevos, o Casa de Campoatiborrada de verduras hechas pisto.

Tampoco los celiacos tiene mucho que temer, ya que no hay pan que se interponga entre la batería de tubérculos que recoge la carta. Los nuevos tiempos exigen otras maneras de entender la cocina, apostando por un cliente curioso que se deja sorprender. Lo que se mantiene es la tendencia que en los últimos años viene fusionando la cocina venezolana con las más recónditas culturas.


Con un horario continuo de 13.00 a 00.00 h. (domingos hasta las 18.00 h.), De Patata Madre es el fruto de la unión entre José Pérez y José Rodríguezsocios gallegos criados en Venezuela, además de la mujer del primero, malagueña conocedora del éxito de las patatas en las ferias. Entendiendo su historia se saborean mejor propuestas como la aromática Finisterre, rellena de pulpo a feira, o la divertida Pabellón, que imita al emblemático plato venezolano de mismo nombre y mezcla sobre la base sus jugosos ingredientes: carne mechada, suaves alubias negras, plátano macho, lluvia de queso latino y aguacate tierno.

Los precios de las patatas varían entre los seis y los 15,90 euros, incluyendo las dos mitades rellenas del tubérculo, lo cual es bastante seductor para el comensal más hambriento. Una opción interesante es la de su degustación por 18 euros, con cuatro medias patatas a elección del cliente. En este carrusel nadie se queda sin boleto, por eso De Patata Madre completa su carta con apetitosos entrantes entre los que destacan los tequeños y dados de queso brie, suculentas ensaladas, sándwiches, distintas carnes y postres sencillos que hacen del local un lugar idóneo donde también es recomendable disfrutar de su oferta líquida.

Un total de 12 variedades de patata se dan cita en un espacio decorado para la ocasión, en el que destaca su bicicleta voladora y la pared que emula un frondoso manto de hierba. Es interesante acudir con el 30% de descuento que ofrece El Tenedor, además de ojear su menú del día por 10,50. Coman sus patatas mientras se acicalan en los amplios espejos de las paredes. No se pierdan De Patata Madre, que el show está a punto de comenzar.

Texto de Sara Garzón.
Fotos: David Molina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario