miércoles, 8 de febrero de 2017

Un banquete distinto para una boda peculiar

EXTRA!

Siempre que una pareja decide contraer matrimonio lo suele hacer tras una meditada reflexión que les lleva a formalizar sus sentimientos. Pero, ¿qué ocurre si durante el banquete la novia se da cuenta de que el mayor error de su vida ha sido precisamente casarse? Con esta premisa, la cual tiene como protagonista a Daniela (Ana Villa), arranca la divertida comedia 'La madre que me parió' en el Teatro Fígaro.

Para afrontar su inminente ruptura, la novia decide reunir a sus mejores amigas en el lugar donde los hombres siempre se preguntan de qué habla el sexo femenino: el cuarto de baño. Esta localización se convierte en el único escenario de una trepidante y loca producción liderada por Bea (Natalia Hernández), Alba (Esperanza Pedreño) y Natalia (Paula Prendes). A ellas se suman sus madres, cuya aparición en escena no supondrá precisamente un motivo de resolución o de apoyo ante la situación: Pilar (Aurora Sánchez), Merche (Juana Cordero) y Aurora (Marisol Ayuso) generan diferentes conflictos con sus respectivas hijas.

La obra, marcada por un ritmo vertiginoso y unos diálogos muy ágiles, parte de una idea original de Ana Rivas. Junto a Helena Morales ha sabido escribir y recrear cómo son las relaciones materno-filiales a partir de unos patrones de comportamiento comunes que se perciben a lo largo de toda la función, como la sinceridad de las madres o los secretos que los hijos guardan para evitar quebraderos de cabeza a sus progenitores.

El montaje deriva en la catarsis de seis invitadas y una novia que acuden inocentemente a la celebración hasta verse envueltas en una realidad que no se corresponde a la fachada que habían mantenido hasta ese día. El juego de secretos y confesiones sale a relucir en pleno convite sin que nadie pueda hacer nada para frenarlo.


¿Son realmente felices las madres en sus matrimonios? ¿Por qué la novia toma la decisión de divorciarse? ¿Son conscientes las mujeres de mayor edad de las verdaderas circunstancias de sus hijas? ¿Hay secretos inconfesables entre amigas? Todas estas preguntas y muchas otras se van resolviendo en el transcurso de una disparatada comedia en la que el público se ríe a carcajadas al reconocerse en más de una situación.

El toque masculino es limitado, pero no carente de importancia. Mención especial merece el director, Gabriel Olivares, habituado a cosechar grandes éxitos con espectáculos como 'Burundanga' o 'El nombre'. De igual manera, cabe destacar la aparición del conocido actor Diego París, que completa un elenco de lujo que consigue las continuas risotadas de los presentes durante la hora y media que dura la pieza.

'La madre que me parió' deja al espectador con ganas constantes de pronunciar esa misma expresión ante las numerosas situaciones que se suceden. Todo ello sin olvidar que el público es el invitado de lujo a un banquete en el que la música, el alcohol y el jolgorio hacen de las suyas sobre las tablas. Se puede ser testigo de este disparatado casamiento de miércoles a viernes a las 20.00 h.; sábados a las 19.00 y a las  21.00 h.; domingos a las 18.00 h.

Se suele decir que madre no hay más que una, pero está claro que no todas son tan singulares como las que aparecen - de momento, hasta el 23 de abril - en el escenario del Teatro Fígaro. ¿O quizá sí? Sea como fuere, de lo que no cabe duda es de que el apoyo de las amigas y, sobre todo, el de una madre es incondicional. Probablemente esta sea la verdadera razón que merezca una gran celebración.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada