lunes, 10 de abril de 2017

El pop contemporáneo se viste de jazz

EXTRA!

¿Las letras de Justin Bieber, Beyoncé, Guns N' Roses y Radiohead sonando en una sola sala y deleitando al mismo público? Este es el hechizo logrado por la gran banda vintage de la era Youtube que reinventa éxitos pop del siglo XXI y los transforma en clásicos del jazz y el swingPostmodern Jukebox. El conjunto estadounidense presume de decenas de músicos que reinventan temas adaptados por su fundador y arreglista, Scott Bradlee. La formación se comporta como una suerte de franquicia, rotando a sus instrumentistas y vocalistas, lo que le permite celebrar giras multitudinarias en medio mundo y viralizar aún más el fenómeno.

El grupo es consciente de en qué liga juega, y cada artista mueve los hashtags oficiales en sus redes sociales, alternando sus promos particulares con las de la banda. Generan así un sentimiento de pertenencia a una familia musical de la que se enorgullecen y que no para de generar nuevos adeptos. No obstante, el grupo sube a Youtube un nuevo vídeo cada semana, donde cuenta con más de dos millones de seguidores, además de haber lanzado un par de álbumes ('33 resolutions per minute' y 'Fake blues') en los primeros meses de este 2017. El ritmo es trepidante.

No es de extrañar, por tanto, que este domingo 9 de abril, en su segunda visita a Madrid en apenas un año, el conjunto neoyorquino abarrotara La Riviera, un marco ideal para un potente espectáculo de jazzEl público se impacientaba minutos antes del inicio de la velada, estallando con los primeros acordes de 'The final countdown', que no eran más que el prolegómeno de dos horas de delicia retro conducidas con inmejorable encanto por el ultracarismático LaVance Colley.

Al filo de las nueve de la noche, una de las primeras espadas de la formación, Robyn Adele Anderson, salió a escena con el ya clásico 'Call me maybe' de Carly Rae Jepsen, y el público enardeció. Le acompañaba la deslumbrante Anissa Lee Vibes, una auténtica maestra del claqué que fascinó a los asistentes con sus extenuantes bailes a lo largo de la noche. Les tomó el testigo la exuberante voz de Maiya Sykes, que conquistó a los presentes con el 'I’m not the only one' de Sam Smith.


Sin embargo, el primer gran punto álgido lo puso el sensual Von Smith, que hizo que hombres y mujeres cayeran a sus pies con su forma de cantar el mítico 'Cry me a river', paladeando cada estrofa y gozando cada agudo. Tras él, la joven Sara Niemietz reinterpretó de forma poderosa y sentida un celebrado 'I Will Survive' de Gloria Gaynor.

Finalmente, Colley no pudo librarse y demostró su impresionante fuerza vocal con otro de los clásicos del grupo, el 'My heart will go on' de Celine Dion. Se metió al público en el bolsillo y aún lo haría unas cuantas veces más. Coprotagonista en todo momento, la banda estuvo formada en esta ocasión por Logan Evan Thomas (piano), Ben Golder-Novick (saxofón), Ben Golder-Novick (clarinete), Lemar Guillary (trombón), Dave Tedesch (batería) y Adam Kubota (contrabajo).

Con todas las cartas sobre la mesa, los vocalistas se fueron turnando, jugando en duetos y tríos con los instrumentistas, conectando al 100% con el público. 'Thrift shop' de Macklemore y Ryan Lewis'All about that bass' de Meghan Trainor'Halo' de Beyoncé; 'Love yourself' de Justin Bieber, y 'Sweet child of mine' de Guns N' Roses, fueron otros de los temas que sonaron con fuerza en la capital. Como momento culminante, la transformación del 'Creep' de Radiohead en una bella balada jazz llevó al público a encender las linternas de sus móviles.

La guinda para una sala entregada llegó primero con el 'Sorry' de Justin Bieber y toda la banda festejando el sonido Motown. Tras la petición de bises, Von Smith condujo un poderoso 'Shake it off' de Taylor Swift, al que se intercalaron multitud de referencias populares interpretadas por la banda instrumental. Un concierto de altura que permitió a centenares de postmoderners concluir la semana disfrutando de un delicioso show.


No hay comentarios:

Publicar un comentario