miércoles, 10 de mayo de 2017

¿Te atreves a querer?

EXTRA!

Existe una leyenda urbana que dice que un hombre y una mujer no pueden ser amigos. Según esta creencia, siempre hay uno de los dos que no ve al otro exclusivamente con ojos amistosos, sino que desea algo más. Opiniones a un lado, el caso es que, como dice el refrán, el roce hace el cariño entre los protagonistas de 'Prefiero que seamos amigos', una comedia que muestra esta situación desdramatizando la parte más compleja.
En una agradable atmósfera de optimismo y diversión, es un gusto ver sobre las tablas del Teatro La Latina a los populares actores Lolita Flores y Luis Mottola, que congenian y logran que los 90 minutos de representación transcurran de una forma apenas perceptible para el espectador, que disfruta del desparpajo de sobra conocido de la artista madrileña, y del encanto y la ingenuidad que muestra el intérprete argentino.
Una pareja de amigos, entre los que sí se cumple la teoría presentada, tienen plena confianza y se sienten muy cómodos entre sí, pero mientras Claudia arde por dentro al tenerle cerca, para Valentín ella sólo es su amiga del alma. Cansada de que él no entienda las señales (o de que haga como que no las ve), decide armarse de valor para confesarle lo que siente y dejar que sea lo que tenga que ser.


Su amigo no será el único que se lleve una sorpresa durante una cena que lo revolverá todo. La trama se va enredando hasta llegar a un punto sin retorno que deja a su paso incredulidad, sarcasmo y sentimientos encontrados. Viéndose más o menos reflejado, lo cierto es que, lo que en la realidad suele ser más duro de encajar, se vive sobre el escenario con gran sentido del humor.
Sin que le falte detalle, la floristería (de original nombre) propiedad de Lolita será el lugar donde se desarrolle la velada principal. Dirigidos por la prestigiosa directora Tamzin Townsend, que versiona junto a Chema Rodríguez-Calderón el texto del dramaturgo francés Laurent Ruquier, los protagonistas incluso tienen sus momentos musicales dentro de la historia.
No sólo los actores muestran complicidad entre ellos: la sencillez y naturalidad con la que actúa la cantante es tal que, al dirigirse al público pensando en voz alta, parece que se estuviese escuchando a una amiga de toda la vida. Diversión y risas sin cesar en una comedia que se mantendrá en cartelera hasta el próximo 25 de junio y en la que dos amigos que no parecen encontrarse en el mismo punto de la relación tendrán que ponerse de acuerdo cuando uno de ellos dé una muestra de valentía en busca de una respuesta.


No hay comentarios:

Publicar un comentario