viernes, 9 de junio de 2017

Nacidos para sufrir

EXTRA!

De sobra es conocido el dicho de que la belleza se encuentra en el interior. Una idea que siempre se ha tratado de fomentar entre los más pequeños pero que, llegados a la adolescencia, se transforma en un concepto utópico y vago que nunca llega a tomarse en serio. Con esta premisa nace 'Pieles', la ópera prima del joven actor, director y guionista madrileño Eduardo Casanova, conocido por la exitosa serie de televisión 'Aída', que trata de abrirse camino tras las cámaras desde hace años con una serie de originales cortometrajes. Tras varias piezas en las que ya dejaba ver su peculiar personalidad y estilo, presentó su primer largometraje nada menos que en la Berlinale, donde causó gran sensación entre los asistentes, para después aterrizar en el Festival de Málaga. La cartelera española la recibe este viernes 9 de junio.

A partir de diversas historias entrelazadas, el autor desarrolla un universo fílmico con personajes maltratados a los que mima. El primero de ellos es Samantha (Ana María Polvorosa), una chica que vive acomplejada porque el orificio de su boca es en realidad un ano y viceversa. Encerrada en su casa, intenta tomar contacto con una sociedad que se burla de ella. Laura (Macarena Gómez) también permanece aislada entre las paredes de su habitación, donde ejerce la prostitución. No posee ojos, lo que le ha llevado a tapar su defecto con unos preciosos brillantes. Apenas recibe visitas, a excepción de la de Iztiar (Itziar Castro), una mujer obesa que no desea que nadie la toque pero que busca desahogo entre las piernas de Laura.

Por su parte, Cristian (Eloy Costa) es un chico que no quiere tener piernas, lo que le ha llevado a hacerse cortes con el fin de amputárselas. Su psicóloga es la única capaz de comprenderle, mientras que su madre, Claudia (Carmen Machi), pierde los nervios ante la conducta de su hijo. Por último, una desfigurada Ana (Candela Peña) intenta romper su relación con Ernesto (Secun de la Rosa), que no ve defecto alguno en ella, para empezar una vida junto a Guille (Jon Kortajarena), cuyo cuerpo sufre las secuelas de unas quemaduras que le han destrozado la piel.


Pese a que resulta indiscutible la gran originalidad con la que el autor muestra una premisa sobradamente reflejada en el cine, el filme sigue la estela de uno de sus anteriores cortometrajes, 'Eat my shit', en el que se desarrollaba precisamente la historia de Samantha. Una pieza controvertida que mostraba la crueldad de la sociedad ante aquellos que se salen de la norma. Durante los casi 80 minutos de 'Pieles' se respira una violencia incómoda que despierta rechazo y empatía a partes iguales. Sin embargo, a lo largo de la película subyace la sensación de estar ante un conjunto de pequeños cortos, algunos con mayor interés que otros, unidos por una idea y una puesta en escena, pero sin algún nexo entre los personajes.

Casanova combina el drama y el humor para generar una narración ambivalente en todos los sentidos. Los protagonistas se encuentran fuera de los límites de lo que la sociedad comprende, pero su interior rezuma tal sensibilidad que es imposible permanecer indiferente a su dolor. Mientras tanto, aquellos que parecen normales se revelan como monstruos capaces de herir, insultar, maltratar, explotar y violar. En su reparto coral destacan las interpretaciones de Ana Polvorosa, Carmen Machi, Candela Peña y Macarena Gómez con personajes que dejan poso en el espectador. La inocencia de Samantha, los fuertes arrebatos de Claudia, la decidida Ana y la frágil Laura protagonizan momentos decisivos.

Asimismo, la fotografía del cineasta José Antonio Muñoz Molina, que repite experiencia junto a Casanova, sigue la estela de 'Jamás me echarás de ti', otro de los cortometrajes del autor. De corte funcional, los tonos pasteles - como el rosa y el lila - tiñen una imagen que acentúa el protagonismo de los personajes, a los que se intenta poner entre algodones para evitar los golpes que el mundo está dispuestos a propinarles. Con cierto recargamiento en su puesta en escena, sobre todo debido al abuso monocromático, 'Pieles' no resulta tan desmesurada como aparenta. A pesar de algunas irregularidades narrativas, la película enternece gracias a unos entrañables protagonistas expuestos ante una sociedad cruel y patética incapaz de ver más allá de las apariencias.


No hay comentarios:

Publicar un comentario