lunes, 9 de octubre de 2017

Un musical para Fela

EXTRA!
Fela Domínguez

El próximo 20 de octubre, la productora de musicales más importante de España, Stage Entertainment, celebrará el sexto aniversario del que hasta ahora ha sido el mayor éxito del género en la capital: 'El Rey León'. Más de tres millones de espectadores ya han disfrutado de una pieza que sigue agotando entradas, convertida en una visita obligada para aquellas personas que vienen durante unos días a Madrid. Gracias a Stage, el público español ha podido disfrutar de grandes montajes como 'Cabaret', 'La Bella y La Bestia' y 'Los miserables', todos ellos representados en la céntrica Gran Vía con un despliegue de medios que poco tiene que envidiar a las producciones de Broadway o el West End londinense.

Con la obra basada en la famosa película de Disney rodando sola, no es de extrañar que la productora apueste por un segundo montaje con el que seguir extendiendo la pasión por el género por todo el país. Basado en la popular película de Whitney Houston y Kevin Costner 'El guardaespaldas', el renovado Teatro Coliseum acoge el espectáculo de nombre homónimo, con libreto de Alexander Dinelaris y dirección de Carline Brouwer.

Los temas originales en inglés y la partitura de la versión estrenada en el Adelphi Theatre de Londres (2012) se mantienen en una producción que ha triunfado en países como Gran Bretaña, Canadá, Alemania y Estados Unidos. Así, el montaje que revisita los grandes himnos de Whitney Houston llega por primera vez a España apoyándose en la voz magistral de la actriz mexicana Fela Domínguez y el atractivo de dos actores reconocidos por el gran público: Maxi Iglesias e Iván Sánchez, que se alternan en el papel del exagente de los servicios secretos Frank Farmer.

Hija y nieta de músicos, no es de extrañar que Domínguez dejase con la boca abierta al público que pudo verla en la versión mexicana de 'El Rey León', donde la artista se metió en la piel de Nala, emocionando a miles de espectadores con el precioso tema 'Tierra gris', uno de los más intensos del montaje. Su papel como la diosa del pop Rachel Marron la convierte ahora en el principal motivo para acudir a un musical que muestra el enamoramiento entre una estrella y su guardaespaldas frente a la obsesión de un seguidor.

Maxi Iglesias e Iván Sánchez

Tanto Iglesias como Sánchez saben ganarse tanto a su compañera de reparto como al público con un personaje seductor que sirve de complemento a la espectacularidad vocal de Fela, inmensa en temas como 'I wanna dance with somebody', 'I’m every woman' y sobre todo en la mítica 'I’ll always love you'. Si bien la fama de los galanes servirá para que una parte del público reserve entradas en las primeras fila de la platea, los seguidores de Houston quedarán más que satisfechos con el trabajo de la actriz.

Destacan también las cualidades vocales e interpretativas de una Damaris Martínez como Nicki Marron que se convierte en la sombra de su hermana, pagando un precio demasiado alto por ello y desapareciendo de la producción con menos coherencia narrativa de lo que cabría esperar. El pequeño Lisandro Nieves, al que en la función de prensa se pudo ver como el hijo de Rachel, Fletcher, desprende un gran desparpajo y talento sobre las tablas, llevándose numerosos aplausos. Por otra parte, el valenciano Dani Tatay cumple con éxito su papel como antagonista, angustiando a la par que deslumbrando con un milimétrico trabajo físico que llega a romper la cuarta pared.

El espléndido trabajo coreográfico y de la orquesta (en directo) no logra, sin embargo, evitar la frialdad de una escenografía en la que el público tiene continuamente la sensación de estar asistiendo a un mero concierto de la protagonista. Con un gran despliegue técnico, eso sí. La correcta traducción del libreto por parte del Premio Max al Mejor Autor de Teatro Alberto Conejero tampoco llega más allá de un relato manido que sólo encuentra su fuerte en los temas de la que en su día se convirtió en la banda sonora más vendida de la historia.

Así, la cinta dirigida por Lawrence Kasdan en 1992 se transforma en un jukebox de dos horas con más de una quincena de canciones en las que el espectador se prenda de la voz de Fela Domínguez mientras asiste a un enamoramiento y a las consecuencias de una obsesión, con espacio para alguna reivindicación feminista y la incorporación de las redes sociales a la trama. Aun así, ni es ni pretende ser el musical del año. Con entradas que van de los 24 a los 100 euros, el espectáculo tiene funciones confirmadas hasta el próximo 4 de febrero. Sin duda, una buena ocasión para descubrir el talento de una gran cantante.


No hay comentarios:

Publicar un comentario