miércoles, 25 de octubre de 2017

Sabores de Mumbai en Callao

EXTRA!
Surya en Callao

Si algo destaca en la capital española son los locales inspirados en las raíces y gastronomía de todas partes del mundo. En líneas generales, la oferta de platos chinos, japoneses, argentinos o de cualquier otra parte dejan traslucir una idea de emigración más que un estilo de vida. Con la premisa de ir más allá y expresar su propia filosofía hace su aparición en el centro de la ciudad el restaurante Surya, que ya cuenta con dos locales en Barcelona.

Las calles de Mumbai, con su street food más informal y elaborado, se trasladan al número 4 de la calle Tudescos, muy cerca de la Gran Vía. El sitio, abierto el pasado mes de abril y dirigido por el empresario Ketan Trivedi, se está convirtiendo en un must para los amantes de la cocina tradicional india, elaborada de manera totalmente artesanal y adaptada al delicado paladar europeo.

El espacio ofrece un amplio abanico de opciones culinarias que alberga las creaciones típicas de un restaurante indio, como la tikka salad, los pakoras, el hummus y un aromático curry, atreviéndose con platos diferentes y muy variados que destacan gracias a una cuidada presentación, como el salmón tikka y el muslo de pollo tandoori. Entre las recomendaciones para compartir brillan por su cremosidad las pani puri, unas bolitas de pan rellenas de garbanzos negros y patata que se sirven con un chupito de agua de comino y tamarindo, así como la papdi chaat, una deliciosa mezcla de yogur realizada con tamarindo, menta, pakoras y bhel puri.

A diferencia de otros indios, Surya ofrece una gran variedad de curris (no dejes de acompañarlo con arroz basmati) y rolls (rollos de pan indio), entre los que es difícil decidirse. Nuestro consejo: el apetitoso naan con queso. Además, si quieres una opción económica puedes decantarte por un completo menú del día por 10 euros, que se sirve de lunes a viernes de 13.00 a 16.00 h., y que incluye un curry, un roll o un plato de la semana (todas las opciones son acompañadas de arroz y naan) junto a una bebida y postre o café.

Los platos de Surya

Dos atractivos más para dejarse caer en su red son su horno tandoor, protagonista de una cocina tradicional y totalmente artesanal, y sus salsas (tamarindo, yogur, verde y picante), que sirven como acompañantes a casi la totalidad de los platos, proporcionando un contraste único. Mención aparte merecen los típicos lassi de mango o rosa (batidos de yogur griego), recomendados para el postre. Y si aún queda hueco, engánchate sin pensarlo a sus tés traídos directamente de India.

Además, Surya va más allá de la comida, cobrando protagonismo la música, el diseño y el estilo. El restaurante cuenta con tres zonas diferenciadas: en la planta baja se vive un auténtico homenaje al país indio y su street food, con una camioneta que recuerda a las que se encuentran al pasear por las calles indias. En la zona de arriba está la estancia denominada casa, con numerosas referencias coloniales, cuadros y figuras.

Y el tercer espacio es la gran sorpresa del local. Escondido en el sótano y de acceso limitado, Easy Bolo recuerda a los originarios speakeasy neoyorquinos, pero sin olvidar las raíces indias. Un lugar clandestino donde se puede disfrutar de una amplia y variada carta de cócteles los jueves, viernes y sábados a partir de las 20.00 y hasta las 03.00 h. Surya es, en definitiva, la llave a una experiencia gastronómica diferente. Animarse a descubrir sus rincones y secretos es impregnarse de los sabores, olores y tendencias de la India más moderna y actual.

Texto de Inma Terrés.
Fotos: David Molina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario