viernes, 22 de diciembre de 2017

Donde habita el talento

EXTRA!
'Totem' en Madrid

Cuando el famoso funambulista francés Philippe Petit cruzó por un cable las tristemente desaparecidas Torres Gemelas del World Trade Center aquel 7 de agosto de 1974, poco se imaginaba cuánto iban a sudarle las manos a las millones de personas que décadas después sufrirían con admiración aquella hazaña que el magistral documental 'Man on wire' retrató gracias al trabajo del director inglés James March. La capacidad de abstracción ante un peligro latente esconde muchos años de trabajo y pasión por el riesgo, el arte y, en definitiva, la superación personal.

Aunque, por suerte para el público, los retos sean más asequibles que el realizado por Petit, la tensión y posterior estallido en aplausos es una constante en las geniales producciónes que la famosísima compañía canadiense Cirque du Soleil presenta, desde hace ya 30 años, por todo el mundo. Lo que una vez fue una simple comunidad de artistas callejeros hoy puede presumir de contar con 4000 creadores, artistas, técnicos y trabajadores tras los focos en 35 grandes montajes, 20 de los cuales permanecen en activo. La respuesta de los asistentes impresiona como un número acrobático: 150 millones de espectadores y más de 400 ciudades visitadas hasta hoy.

La ciudad de Madrid, parada obligatoria en las giras españolas de la compañía, acoge hasta el próximo 14 de enero 'Totem', una creación que reúne a 46 artistas, actores, músicos y cantantes procedentes de 16 países bajo la gran carpa blanca instalada en el Escenario Puerta del Ángel, dentro de la Casa de Campo de la capital. Aunque lo cierto es que al público le costará percatarse sin leer información previa, la producción versa sobre los orígenes de la humanidad, con el colorido y espectacularidad habitual del Cirque.

Desde su estreno en Montreal (2010), más de cinco millones de personas han disfrutado de los números dirigidos por el canadiense Robert Lepage, que próximamente llegarán a Sevilla y Barcelona. La calidad estética de la obra, que sólo en su vestuario muestra 750 piezas diseñadas por Kym Barrett para la ocasión, está a la altura. Sin embargo, como fieles seguidores de los montajes de los canadienses, no podemos decir que estemos ante un espectáculo sobresaliente. Si bien la puesta en escena y los números de mayor riesgo hipnotizan, el apoyo en momentos cómicos - que en anteriores ocasiones se utilizaban como distracción entre grandes escenas - acaba siendo excesivo.

Cirque du Soleil en Madrid

La iluminación, el sonido y al atrezzo ofrecen una impactante experiencia visual a todos los presentes durante 90 minutos (divididos en dos actos, con descanso de 25 minutos) en los que destacan números como el del monociclo con cuencos, donde el malabarismo da un paso más allá con un despliegue sorprendente de agilidad, equilibrio y sincronización con recipientes que llegan a ser lanzados de los pies a las cabezas de las artistas.

El juego de seducción entre un hombre y una mujer sobre un trapecio fijo en lo que se acaba convirtiendo en una danza vertical de movimientos y ascensos inusuales, los ejercicios con aros, la simulación de ceremonia nupcial que un par de patinadores realizan a un ritmo vertiginoso sobre una plataforma minúscula o el trabajo sobre barras rusas inspirado en las civilizaciones perdidas de América del Sur llegan a dejar sin aliento a los asistentes.

Con un guion que recorre desde la original forma de anfibio del ser humano hasta su deseo último de volar, Cirque du Soleil firma una pieza repleta de efectos especiales y música en directo que impresiona con proyecciones que cambian en tiempo real, al ritmo del movimiento de los artistas. Aludiendo a la idea del orden de las especies en su título, 'Totem' deslumbra en su forma pero exige más en su contenido. Sobre todo para aquellos que se hayan emocionado años atrás con obras maestras como 'Alegría'. A pesar de los peros, sin duda será uno de los montajes más visitado de estas Navidades y las manos de muchos espectadores seguirán empapándose más de una vez ante el vértigo y el talento.


No hay comentarios:

Publicar un comentario