martes, 3 de abril de 2018

La revancha de los zombies en Zero Latency

EXTRA!
Zero Latency en Madrid

Tras el boom de los escape rooms en los últimos años, cuya originalidad e ingenio han seducido a todo tipo de públicos, los juegos físicos de equipo han seguido evolucionando, y vuelven a verse reflejados en el siempre referente mundo de los videojuegos. Las más recientes mejoras en el sector de la realidad virtual (VR) hacen que grandes clásicos de los recintos cerrados como los laser tag de los años 80 y 90 se conviertan en experiencias plenamente inmersivas, introduciendo a los jugadores en entornos donde enfrentarse con seres imaginarios.

Fruto de esta revolución tecnológica nació en Australia (2015) la firma Zero Latency, cuya meta era llevar a espacios amplios – y sin la molestia de cable alguno – las experiencias virtuales, que hasta ahora sólo podían disfrutarse en el salón de casa con gadgets de alto coste como Oculus Rift o PlayStation VR. La propuesta de Zero Latency es totalmente wireless: el jugador sólo ha de llevar puesta una ligera mochila (que contiene un pequeño ordenador), unas gafas y unos auriculares con micrófono para poder comunicarse con los compañeros. La indumentaria queda completada con un arma de plástico de tamaño mediano con varios sensores que permiten interaccionar en el otro mundo.

En esa otra realidad, Zero Latency propone enfrentarse a zombies, robots alienígenas y otros seres de mundos imaginarios. La firma presume de que más de 350.000 personas han probado alguno de sus juegos virtuales en los 22 centros abiertos en todo el mundo, siendo uno de los más exitosos el inaugurado en 2016 en Madrid. Este local, de unos 200 m2, se encuentra a un par de manzanas de la parada de metro de Alfonso XIII, accediéndose al mismo por un patio que tiene su entrada en la calle Pradillo, 54.

Las partidas, de media hora de duración, permiten que hasta ocho jugadores se encuentren en un mundo digital, hallándose en realidad en una amplia sala vacía. Las gafas VR avisan a los participantes de la cercanía de otros compañeros de aventura, así como de los límites físicos del entorno. Es importante saber que, a diferencia de las gafas 3D de los cines, los visores VR no son compatibles con lentes graduadas, por lo que es recomendable usar lentillas. El visor virtual permite un buen nivel de ajuste de hasta 7 u 8 dioptrías de miopía o hipermetropía para cada ojo, por lo que la mayoría de usuarios no debería tener problema.

Los game masters de Zero Latency

Los juegos cuentan con puntuación y rankings, al más puro estilo de las batallas con láseres de antaño, aunque todas las estadísticas pueden ser consultadas online. Además, cada partida es guiada por un game master que explica todos los pormenores, ajustes y mecánicas, de manera que el juego se encuentra perfectamente adaptado tanto para los más novatos como para los titanes de las consolas.

Tras la buena acogida de los tres juegos existentes hasta la fecha en Zero Latency (SurvivalEngineerium y Singularity), la marca acaba de incorporar a su repertorio Outbreak Origins. Esta nueva aventura transporta a dos grupos inicialmente separados de cuatro jugadores a la zona cero de un brote zombie. Equipados con un rifle automático y una escopeta intercambiables, la misión consiste en escapar de una ciudad en ruinas recorriendo colectores subterráneos y ascendiendo a lo alto de un rascacielos, todo ello enfrentándose a hordas de engendros mutantes hasta dar con el imponente jefe final ante el que ambas cuadrillas se han de unir.

Gráficamente, el juego no deja de ser bastante básico, pero es la experiencia de realidad virtual compartida lo que prima. Inevitable escuchar a los compañeros de partida hablar de lo increíble que resulta moverse físicamente por un mundo virtual y el vértigo que a algunos despierta ascender por los andamios de un edificio con el riesgo de la caída. Resulta gratificante e intuitivo ver la respuesta sin lag a los movimientos del arma, así como a los propios giros y flexiones realizados para parapetarse tras elementos del decorado.

Equipamiento de juego

En Outbreak Origins los más expertos disfrutarán apurando la puntería sobre los seres purulentos que atosigan al grupo de aventureros, mientras que los jugadores noveles (siempre a partir de los 13 años) tendrán la garantía de que las vidas son ilimitadas, aunque obviamente resten puntuación. El juego cuenta con puntos de control para que nadie se quede atrás.

Los turnos de partida de Zero Latency pueden reservarse online, siendo posible hacerlo de 17.00 a 20.00 h. los miércoles y jueves, alargándose hasta las 22.00 h. los viernes, y con turno de mañana y tarde ininterrumpido los fines de semana. No es necesario acudir con amigos, ya que pueden adquirirse plazas individuales y unirse a otros jugadores, como en un modo multijugador de cualquier videojuego. El precio oscila entre los 35 y 42 euros por persona según la franja horaria y el tipo de juego, si bien existen a menudo ofertas especiales en el sitio web de cupones de descuento Groupon.

Ya sea a solas o acompañado, y tanto para los más avezados consoleros como para los principiantes en estas lides, Zero Latency supone una experiencia diferente y novedosa. La nueva propuesta survival zombie anima a enfrentarse a un nuevo reto para liberar Madrid de zombies una vez más.


No hay comentarios:

Publicar un comentario