miércoles, 26 de septiembre de 2018

La magia de Disney y sus historias en CaixaForum

EXTRA!
'Disney: el arte de contar historias' en Madrid

Érase una vez una exposición para niños, padres y abuelos protagonizada por la factoría de animación más conocida del mundo, Disney, que por primera vez se expone en una ciudad llena de magia e historias que contar. Más o menos así se podría describir la muestra que se dedica al universo creativo que tiene como protagonista a Walter Elias Disney, conocido popularmente como Walt Disney, que se puede disfrutar en CaixaForum Madrid hasta el próximo 4 de noviembre.

'Disney. El arte de contar historias' es, hasta la fecha, la cita más representativa y amplia sobre la trayectoria artística del padre creativo de Mickey Mouse y fundador del estudio audiovisual que revolucionó la industria del entretenimiento hace 80 años. Por entonces, Walt Disney decidió instalarse con su hermano Roy en Hollywood y empezó a forjar una serie de producciones que han marcado la infancia de millones de personas en todo el mundo.

La exhibición cuenta con más de 215 piezas entre dibujos, pinturas, creaciones a carboncillo, acuarelas, ilustraciones y guiones, además de las obras por excelencia: sus películas. De esta manera, la exposición se divide en cinco secciones que ayudan al visitante a seguir un mágico recorrido, yendo desde las primeras propuestas de la factoría hasta sus últimas creaciones, teniendo siempre muy presentes cuáles han sido sus principales fuentes de inspiración.

En este sentido cabe destacar cómo el espacio inicial de la exhibición representa a los propios estudios, con las mesas de dibujo y los primeros bocetos como base para explicar el nacimiento de los mitos y su influencia en las historias adaptadas de Walt Disney. En esta parte sobresale Hércules, que aparece en la película homónima creada por Disney en el año 1997, con multitud de diferencias con el relato original.

Obras de CaixaForum Madrid

A continuación, los asistentes entran en la cabaña, un ambiente típico para el desarrollo de conocidas fábulas que inspiraron títulos como 'Los tres cerditos' (1933) o 'La liebre y la tortuga' (1935). Se trata de obras que, a pesar de ser reconocidas en todo el mundo, ayudan a entender el costoso proceso de elaboración. Al salir de esta zona se encuentra el refugio de los héroes de las leyendas: el bosque. Un apartado definido por el color verde donde se puede encontrar al famoso zorro que robaba a los ricos para dárselo a los pobres: Robin Hood.

Llegados al ecuador de la muestra, el visitante se habrá percatado de que algunos personajes son similares, como Baloo ('El libro de la selva') y el Pequeño Juan ('Robin Hood'), además de sorprenderse ante la belleza y la sensibilidad de cada trazo, narración y dibujo. En este punto del recorrido aparece el primer largometraje Disney como tal, 'Blancanieves y los siete enanitos' (1937), del que se explican curiosidades sorprendentes como la similitud inicial de la protagonista con Betty Boop.

La cuarta zona es quizá la que reúne a los personajes menos conocidos por el gran público. Esta parte está protagonizada por los tall tales, cuentos típicos del Oeste con un tono humorístico y exagerado que encandilaron a Walt Disney, sirviéndole de gran inspiración en personajes como John Henry (primer afroamericano en protagonizar una película de animación) y películas como 'Tiempo de melodía'.

Boceto de 'Blancanieves'

Como no podía ser de otra manera, el colorín colorado lo marcan las princesas y sus castillos, dejando espacio para el felices para siempre y con una mención especial para esas malas malísimas que serán recordadas eternamente. Este es el momento de 'La bella durmiente', pero también de Maléfica. Además, es la parte más actual, por lo que los niños disfrutan de una zona en la que los mayores miran atrás con nostalgia y los más pequeños reconocen a personajes como Elsa, de 'Frozen: el reino del hielo'.

Hay que señalar el gran avance técnico experimentado por la compañía a la hora de crear sus obras, así como el progreso relacionado con los temas de sus largometrajes e incluso sus personajes, en constante adaptación para llegar al mayor público posible: contrastan ejemplos de amor romántico con el cariño que se profesan Elsa y Anna en 'Frozen: el reino del hielo' o algo tan sorprendente como el dato de que hasta que no apareció Ariel ('La sirenita') no había existido antes una protagonista pelirroja en la factoría.

Un recorrido visual lleno de matices y emociones que grandes y pequeños disfrutarán. El precio de la entrada es de 4 euros (gratis para clientes de La Caixa, titulares del Carné Joven y menores de 16 años). La posibilidad de realizar visitas comentadas y un espacio de creación al finalizar la visita son opciones ideales para que los niños desarrollen la imaginación. Sumergirse en este universo mágico es, más allá de recordar y valorar el arte de Disney, una valiosa oportunidad para vivir más cerca que nunca un verdadero cuento de hadas. Tampoco pierdas de vista las actividades complementarias a la cita.


No hay comentarios:

Publicar un comentario