Tu medio digital sobre ocio y cultura se queda en casa

martes, 2 de abril de 2019

El Jefe conquista Chamberí con su carta viajera

EXTRA!
El Jefe en Chamberí

¿Crees que es imposible realizar un viaje por los sabores del mundo sin moverte del sitio? Pues si piensas así es porque hace tiempo que no paseas por Chamberí, donde todo el mundo habla de un nuevo vecino llamado El Jefe Traveling Food que está revolucionando la zona con su mezcla internacional-callejera, sin dejar de lado los platos tradicionales de la cocina española. Por no faltar no les falta ni un food truck en la entrada que define mejor que bien un concepto rompedor a la par que delicioso.

Cuesta sorprender al comensal de una ciudad como Madrid, en la que prácticamente cada día abren sus puertas nuevos negocios que prometen convertirse en el lugar favorito de foodies y turistas. Sin embargo, hay ocasiones en las que más allá de la sorpresa de los primeros días y de lo bien que sientan los selfies en los sitios que tus amigos aún no conocen, uno descubre locales que sabe que llegan para quedarse, porque tienen más vocación que envoltorio y un gran equipo pedaleando con fuerza.

'Viajamos para cocinar y cocinamos para que tú viajes' es el lema de El Jefe, un restaurante situado en el número 103 de la calle Alonso Cano en el que los hermanos Alberto y José Ramón de Dompablo despliegan su pasión por descubrir a los comensales su visión de la gastronomía con cariño y toques personales que conquistan. Abulenses y adictos a los viajes, llevan más de 15 años vinculados a la hostelería, instalándose en la capital para dejar claro que la cocina callejera también es sinónimo de calidad, sin olvidarse de su querida ternera ecológica de Ávila, que se suma a los platos tradicionales que preparan.

La sala de El Jefe

El local se divide en una zona de barra con mesas altas en las que es posible tomar unas cañas para entrar en materia, tras la que se sitúa una cocina a la vista del comensal que da paso a una preciosa sala con grandes cristaleras en la que las plantas y la madera se convierten en protagonistas de un espacio en el que es fácil sentirse como en casa.

Una de las principales bazas de El Jefe es que cada tres meses se irán introduciendo diferentes platos, enfocándose en un país concreto, primando en nuestra visita los sabores mexicanos en una carta en la que el taco kahlo (carne de morcillo estofado en su jugo con crema agria y pico de gallo), la quesadilla o el delicioso guacamole machacado a mano con totopos y pico de gallo eran acierto seguro. En estos momentos, bocados estadounidenses como la Lincoln Hawk Burger o el costillar Jack Daniel’s BBQ Style acompañado con aros de cebolla prometen llenar la barriga de los más carnívoros.

En cuanto a su lado más callejero, el wok de verduras y setas con aguja de duroc, tallarines y fondo casero es toda una delicia, compitiendo con la salchicha ahumada sobre ternera avileña con mix de quesos y pepinillo agridulce (hot dog truck se llama el invento) y un rulo consistente en una torta de trigo rellena de secreto ibérico, pimientos asados, salsa chili, césar y gouda.

Los platos de El Jefe

Es inevitable que al comensal se le vayan los ojos a recetas tradicionales como la tortilla 'La Jefa', riquísima y muy recomendable para compartir. El lema que la acompaña en la carta ('después de la de tu madre, la mejor') no es falso. Las croquetas tigre, los callos, las almejas, los mejillones o la sepia son otras opciones para abrir boca con los platos de siempre. Ojo, de igual modo, a sus tres ensaladas, con una de burrata con crema agria de albahaca y AOVE que hará salivar a todos los presentes.

Y hay que hablar – sí o sí – del producto estrella de El Jefe, la carne ecológica que traen desde Ávila, con un chuletón que se sirve a partir del kilo trescientos, así como un entrecot acompañado con rúcula y un cochinillo lechal confitado a baja temperatura y terminado al pase en cochifrito. Los que prefieran los sabores del mar podrán elegir entre el salmón al punto y la ventresca de atún rojo.

¿Y qué sería de una buena comida sin un final dulce? Aunque todas las opciones que ofrecen suenen a gloria, hay una de ellas que nos fascinó y merecería por sí misma la visita a un local que ofrece un menú del día a 15 euros: la brutal torrija de brioche elaborada con crema pastelera casera caramelizada y acompañada por una bola de helado de vainilla bourbon de Madagascar. ¡Para morirse! Dicen que el ticket medio está en torno a los 30 euros por persona y abren todos los días de 12.00 a 01.00 h., para que no tengas excusa y les visites cuando mejor te venga. Ya te adelantamos que es una inversión segura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario